Borrar
Asegura que el equipo se está vaciando pero no logra traducir en puntos sus buenos momentos. Avelino Gómez
Lisci, entrenador del Mirandés: «No temo por el puesto y entiendo a los que quieran bajarse del barco»

Lisci, entrenador del Mirandés: «No temo por el puesto y entiendo a los que quieran bajarse del barco»

El entrenador rojillo compareció afectado por la derrota ante el Sporting pero se ve «con fuerzas» para revertir la situación

Toni Caballero

Miranda de Ebro

Domingo, 7 de abril 2024, 20:39

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los pitos de Anduva tras la derrota evidencian que el clima comienza a ser irrespirable en el entorno mirandesista. La derrota contra el Sporting acrecenta los problemas de un equipo que ya mira de frente al descenso, un partido de colchón a la espera de lo que haga el Alcorcón en El Sardinero (2 o 3 puntos), y deja el futuro del entrenador romano en el aire.

Aún así, el preparadorrojillo no teme por su puesto y hace un llamamiento a la unidad para salir adelante del momento más complicado de la temporada. «Estoy con muchísima fuerza y el vestuario, también. Estamos todos decepcionados porque hoy teníamos buenas sensaciones porque queríamos puntuar y ganar. Hemos salido a ganar y no se ha conseguido. Esto te decepciona. A partir de ahí hay que levantar la cabeza todos. Tanto ellos como yo tenemos mucha personalidad. Por suerte he vivido una situación mucho más extrema que ésta y estoy con fuerza. El vestuario tiene mucho carácter y vamos a dar guerra en Oviedo», avanzaba.

Las próximas horas serán determinantes para saber si el romano se sentará o no en el Carlos Tartiere. Por el momento, Lisci prefirió centrarse en el análisis de un partido que tuvo múltiples aristas, vertientes y cayó del lado de los asturianos.

«No creo que el equipo se haya caído en la segunda mitad. Empezamos con el gol de ellos,que no es nada nuevo. Reaccionamos bien, remontamos. Tenemos la opción de ponernos por delante en el marcador. Acabamos bien la primera parte. La segunda empezó hacia donde queríamos llevarlo nosotros. El partido estaba muy controlado, sin ningún riesgo, y vino otra vez el gol de la nada.Los tres goles castigan errores muy gordos a nivel individual. El tercero nos mata. Luego lo intentamos más con ganas que con criterio y ellos saben jugar muy bien los últimos minutos, calmándolo»

Lisci es sabedor de que su continuidad al frente del buque mirandesista no depende de su decisión. «No temo. A partir de ahí en el fútbol se ha visto de todo», aseguraba. El italiano no cree que el equipo se encuentre en caída libre en cuanto a juego, pero entiende a la perfección que los resultados lleven a la desilusión del aficionado.

«Se puede pensar. Estamos en una dinámica que no nos gusta. No es para estar contentos. Somos conscientes, pero tenemos que ver los partidos y no sólo los resultados. En Andorra merecimos ganar y no ganamos. Hoy, por detalles, hablaríamos de otro partido. A la afición le pedí que nos animase los noventa minutos. Lo han hecho y luego al final, hubo gente que silbó y los entiendo. Nosotros estamos muy juntos. Esto se saca con todos unidos. El vestuario está muy fuerte. Los que quieran bajarse, sin ningún problema ni polémica, pero nosotros no podemos hacerlo por separado. Haremos todo lo posible para sacarlo adelante».

En este sentido, Lisci aclaró que no podía reprochar al equipo su actitud porque «se están vaciando. Han dado todo lo que tienen actualmente y no nos ha llegado para ganar al Sporting. Es una realidad. Hay que darle la vuelta para seguir dándolo todo y aprovechar mejor los momentos, porque el fútbol son momentos e influyen muchos factores. El fútbol son episodios y actualmente en los momentos clave la suerte siempre nos da la espalda. Aunque los goles de hoy no son suerte, no se pueden encajar porque son errores graves nuestros».

Por último, también se refirió al colhón de puntos que se ha desvanecido respecto al descenso y acerca de si la presión está jugando un papel importante en una plantilla tan joven. «No lo puedo responder porque hay muchos factores que se acumulan. La juventud puede ser un pequeño factor, pero en un porcentaje muy pequeño. Al principio de año sí me preocupaba, pero ahora el equipo tiene personalidad y sabe lo que hace. Desde fuera puede parecer que no. Lo entiendo. El fútbol no es tan fácil porque hay muchos más factores. Cuando yo les tengo que apretar, les aprieto. Lo están dando todo, todo lo que tienen actualmente».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios