Limones recalca que hay plena confianza en el estilo y que la primera derrota es algo puntual

El cancerbero es un baluarte del conjunto rojillo en la portería. /A. G.
El cancerbero es un baluarte del conjunto rojillo en la portería. / A. G.

El portero subraya que el «Mirandés solo piensa en resarcirse ante el Amorebieta en casa, donde hay que ganar por lo civil o lo criminal»

ÁNGEL GARRAZA

La primera derrota en la Liga tras una muy mala segunda mitad jugada por el Mirandés en El Malecón solo es vista como un hecho puntual; algo que sirva para aprender de lo que no se hizo de forma correcta sobre el césped ante la Gimnástica porque no hay motivos para pensar que sucederá con más asiduidad de la deseada, aunque en una competición de 38 jornadas entra dentro de lo probable caer algún fin de semana. La plantilla del Mirandés lo ve más como un accidente. Así lo refleja Limones, el meta rojillo que cumple su segunda temporada en el equipo rojillo.

«Hay confianza en el estilo, en el sistema y en el método; sí, lógicamente, porque cuando tú generas muchas ocasiones y de cara a gol no aciertas hay que estar tranquilos; otra cosa sería que no se creasen o no se llegase y, entonces, sí que podríamos decir eso de que 'algo falla', pero este año estamos generando muchísimas oportunidades y ya sabemos que, por suerte o desgracia, el fútbol va por rachas».

Obtenido ya el primer triunfo en casa en la anterior jornada como local, toca ahora hacerse fuertes en Anduva, un tópico pero que en el caso del conjunto rojillo sale a la palestra con fundamento dada la trayectoria del equipo en Miranda. «La primera victoria en nuestro campo la conseguimos ante el Tudelano, costó que llegara pero tenemos que seguir en la dinámica positiva y conseguir los tres puntos en nuestro campo este domingo ante el Amorebieta, ya sea por lo civil o por lo criminal», sostiene el portero ante el siguiente compromiso.

El de Daimiel confiesa, en este sentido, que no se vio en la obligación, junto a los más veteranos de la plantilla, de ayudar en materia psicológica por no haber ganado en los cuatro primeros encuentros en Anduva porque «si se analizan los partidos, en casi todos si hubiésemos ganado por 3-0 , 4-0, tampoco hubiera pasado nada».

Así que todo el grupo «estamos preparando ya el partido ante el Amorebieta con muchas ganas de resarcirnos tras cosechar la primera derrota en la Liga. Llevábamos una buena racha fuera de casa, con cuatro victorias y un empate, pero el equipo contrario también juega y nos encontramos con una Gimnástica que hizo un planteamiento de partido muy bueno», apuntó al recordar lo que ocurrió el último domingo en Torrelavega.

«A los jugadores no nos gusta perder, pero siempre hay que sacar cosas positivas; hicimos cosas bien y también mal, no nos queda otra que aprender y no repetirlo más».

Y es que –agrega – «la forma de jugar que tenemos, descuidando un poco la parte de atrás para ir al ataque, quizás sea el motivo de encajar goles. Estamos en el primer tercio de liga y gracias a Dios son cosas que se pueden mejorar todavía, si pulimos dos o tres aspectos, porque falta mucho aún».

El cancerbero cree que la primera derrota se produjo porque «no tuvimos la frescura de otros domingos y no estuvimos tan precisos; el rival se encerró muy bien atrás, no nos dejó espacios con una línea de cinco y otra de cuatro y quizás no supimos practicar el fútbol que sabemos hacer».

Acerca del líder, que saca ya 6 puntos a los rojillos, considera que «el Racing ha empezado muy fuerte, pero el año es muy largo. Esto solo acaba de empezar y no va a poder aguantar ese ritmo durante toda la temporada. Todos los equipos, durante una parte del año, sufren un bajón y ahí es cuando hay que hacerse fuertes», zanja el guardameta, que confía en el triunfo ante el Amorebieta para olvidar la derrota.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos