El club del Principado tiene 6,5 millones pese a estrenarse en LaLiga. / A. Gómez

Menos límite que tres ascendidos

El Mirandés aumenta un 8% su tope salarial en un año, pero es inferior al de Racing, Andorra y Villarreal B, clubes que llegan de Primera RFEF

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés continúa en el furgón de cola respecto a los clubes con más límite salarial de Segunda División. Aunque la venta de Víctor Meseguer posibilita un ligero aumento, la modestia de la entidad en todos los aspectos y el hecho de que apenas haya movimientos que propicien un incremento (el traspaso del centrocampista murciano ha sido el único) hace que sea el tercero más bajo de Segunda División para hacer la plantilla y formar el cuerpo técnico aunque, eso sí, dispone según la última junta general de accionistas de 10 millones de euros en caja.

La cuantía económica que no puede exceder por mandato de LaLiga llega a los 6.174.000 euros, tal y como recogió este periódico el pasado sábado. Una cantidad que es inferior a la que presentan tres de los cuatro clubes que acaban de ascender de Primera RFEF: Racing de Santander, Andorra y Villarreal B.

El último equipo al que se ha medido el conjunto rojillo, el del Principado, debuta en el fútbol profesional tras prácticamente 80 años de historia. Y lo hace con una cantidad de 6,5 millones de euros, superior a la que se apunta para el Mirandés. La entidad liderada por el futbolista Gerard Piqué y su grupo empresarial tiene buena parte de 'culpa' de que sea así.

El Racing presenta un tope salarial que llega a los 8,5 millones de euros. Bastante más. La venta de Pablo Torre al Barcelona (5 millones) además de cuestiones relacionadas, por ejemplo, con su masa social al superar los 9.000 abonados, tres veces más que el Mirandés, hacen que su tope para gastar sea mayor.

El Villarreal es un equipo filial de un Primera División. Y como tal no se computa en la tabla de Segunda, pero el club castellonense tiene 12 millones de euros para su segundo conjunto, el doble que el de Miranda. De hecho, tiene el quinto límite salarial más alto de España, solo por detrás de los grandes Real Madrid, Barcelona, Atlético y Sevilla.

Solo el Albacete, de los ascendidos, tiene menos (contabiliza 5,7 millones) que un club, el jabato, que ha sido de los pocos en subir su tope desde septiembre de 2021. En concreto, un 8%.