Rubén Pardo rescindió su contrato con el Girondins para recalar en el equipo de Butarque. / laliga

El Leganés llega con 10 fichajes y la tercera plantilla más cara al alcanzar los 36,4 millones

Solo Valladolid y Almería superan su valor; seis incorporaciones recalan vía cesiones a un equipo con nombres con mucho cartel en Segunda

ÁNGEL GARRAZA

El objetivo del club madrileño es intentar regresar a la máxima categoría después de no conseguirlo el curso anterior. Para ello, ha confeccionado una plantilla muy competitiva, «mejor que la de la temporada pasada», según reconocen en Leganés instantes antes de apuntar que «hay que dar un tiempo para que se acople». Es lo que explica que no haya comenzado con los resultados que de este equipo se esperan a tenor de su pasado reciente en Primera División.

Esa es la intención con la que han formado una plantilla que es la tercera que más valor presenta en el mercado de Segunda. Alcanza los 36, 4 millones de euros, solo por detrás de la del Valladolid (58 millones) y la que ha reunido el Almería, con casi 49 millones, según el portal especializado Transfermarkt.

Los laterales Quintillá y Palencia serían los más caros. Ambos llegan a los 2,8 millones de euros. Hasta nueve efectivos de su plantel se sitúan o se encuentran por encima de los dos millones.

La apuesta, por lo tanto, de la entidad pepinera es clara: aspirar a lo máximo en una competición que este fin de semana afronta la séptima fecha del calendario. Para ello, ha efectuado un total de diez incorporaciones que muchos de sus rivales en la competición no podrían hacer, lo que pone de manifiesto la altura de miras que existe en el seno del próximo equipo que visitará Anduva dentro de dos días.

Las caras nuevas son las de Villar (portero, cedido por el Celta para esta campaña), que ya jugó en la cita anterior frente al Amorebieta en lugar de Asier Riesgo; la del lateral izquierdo Quintillà (cedido por el Villarreal con opción de compra), así como el lateral derecho Palencia (el exbarcelonista vuelve al equipo con otra cesión tras llegar a un acuerdo con el Saint Étienne), Bruno (defensa central que se desvinculó del Valladolid y firmó para este curso), el pivote costamarfileño Doukouré (libre tras pertenecer al Levante) y el panameño Bárcenas (otro que recaló a préstamo, del Tijuana mejicano, tras jugar en el Oviedo).

A todos ellos se suman el centrocampista Rubén Pardo, que rescindió su vinculación con el Girondins de Burdeos y rubricó con el Leganés un contrato de larga duración; el mediapunta cordobés Fede Vico (exfutbolista del Granada), que se comprometió con la entidad blanquiazul por dos años con posibilidad de que se transforme en un tercero; el delantero centro Borja Garcés (cedido por el Atlético de Madrid), el punta Jon Bautista, prestado por la Real Sociedad y el extremo serbio cedido por el Olympiakos Randjelovic. Estas dos últimas incorporaciones llegaron en el último día de mercado.

La mayoría de ellos, futbolistas ya contrastados y con un cartel en el fútbol profesional con el propósito de aspirar a cotas muy ambiciosas, que son las que pretenden alcanzar en Butarque. Más de la mitad de sus incorporaciones han llegado vía cesiones. En este capítulo sí que se acerca algo más a la filosofía que impera en el club de Miranda.

Continúan, además, el exmirandesista Sergio González (inédito esta temporada), el capitán Unai Bustinza, Eraso, Sabin Merino, Perea, Tariq y Shibasaki, entre otros. Una plantilla muy completa en cuanto a nombres.