El lateral venezolano Álex González recala en el Mirandés para «aportar mi experiencia»

El lateral venezolano llegó ayer. /Paula González
El lateral venezolano llegó ayer. / Paula González

El jugador subraya que «ahora hay que estar tranquilos porque la Segunda es muy larga» y destaca «la cercanía que hay en Miranda»

ÁNGEL GARRAZA

Un miembro más se ha unido a la familia rojilla. Álex González (26 años, cumple 27 el próximo día 13 de septiembre), es natural de Venezuela y su posición es la de lateral derecho, si bien empezó de extremo aunque, poco a poco, en el actual modelo de fútbol se ha ido adaptando en España al puesto de defensa. Tanto en el Huesca como en el Elche ha jugado en una demarcación que todavía faltaba por doblar en el equipo, la de zaguero por el costado diestro.

Experiencia, conocimiento de la categoría y madurez. Es lo que quiere poner al servicio del conjunto rojillo. «Vengo para aportar y agregar la experiencia que he adquirido en la categoría estos últimos años tanto en España como en mi país». Y es que el nuevo futbolista del Mirandés contabiliza 106 duelos en el segundo escalafón futbolístico nacional. En teoría, le debe venir bien a una escuadra, la mirandesista, necesitada de experiencia en determinados puestos de la plantilla, cualidad necesaria para compaginarla con la juventud que impera en el plantel.

Tiene potencia y recorrido para jugar en campo contrario y llega rodado a pesar de no tener equipo después de desvincularse del Elche. Ha entrenado este verano en las sesiones organizadas por el sindicato de futbolistas (AFE) durante un mes. «Después, ha nacido mi pequeño, he estado una semana solo parado pero la verdad es que me encuentro bastante bien para lo que necesite el cuerpo técnico».

«La Segunda División es muy largo, hay muchos clubes que tienen como objetivo la permanencia primero y ese es el cometido para después pensar en quedar lo más arriba posible», mantiene antes de matizar que «ahora es tiempo de estar muy tranquilos».

Muchos han comenzado bien y luego pasan por una racha negativa; el objetivo se tiene que cumplir a partir de mitad de la temporada porque nadie tiene la salvación asegurada en los primeros seis meses. La prueba está en que el Mirandés empató con el Rayo ante un rival que acaba de ascender. Hay que ir pensando en cada partido, jugarlo al cien por cien, sin mirar la tabla».

Sabe que «Miranda es una ciudad pequeña pero volcada y muy unida con su equipo y club, de ahí que se tiene que fomentar ese buen 'feeling' que existe entre los jugadores, el cuerpo técnico y la ciudad y seguro que así, todo será mucho más fácil», expone en su primera comparecencia pública como efectivo del Mirandés.

De hecho, destacó «la cercanía que ha tenido hacia mi persona el club, el director deportivo. Estoy muy agradecido y espero que la ciudad la tenga con mi familia, que al final es lo más importante dentro del fútbol. Hablaré con el entrenador, pero la disposición que se debe tener creo que marca la diferencia»

El defensa ha podido presenciar los dos encuentros anteriores del Mirandés. «He visto a mis compañeros en las dos primeras jornadas, donde lo han hecho bien; creo que ha faltado suerte, que es parte del fútbol. Voy a entregarlo todo para dar confianza en la banda o donde me necesite el cuerpo técnico», apunta, si bien «lo primero que tengo que hacer es integrarme, aunque en la primera sesión he podido comprobar que todos han tenido un trato muy cercano para un jugador que viene nuevo».

Ascendió con el Huesca

El futbolista venezolano llega libre, tras haber militado en el Elche y firma por una temporada. «Es un lateral derecho de largo recorrido, intenso y con mucha presencia en campo contrario», dijo de él Chema Aragón, quien ya llevaba tiempo siguiendo al efectivo venezolano.

El jugador sudamericano tiene suficiente experiencia en la categoría de plata del fútbol español. No en vano, llegó a la Liga española en la temporada 2015/16 de la mano del Huesca, donde permaneció tres temporadas con 82 partidos en el equipo oscense, logrando además un ascenso a Primera División. En ese curso jugó 31 encuentros, de los que 27 de ellos fueron desde el once inicial.

La campaña pasada, Alexander formó parte del plantel de un Elche recién regresado a Segunda División A y con los ilicitanos disputó 24 partidos anotando un gol.

No es, como es lógico, su cometido pero ha logrado 8 tantos en sus cuatro temporadas en Segunda División; tres con los azulgranas y una con los ilicitanos.

Llega para competir por el puesto con el dominicano Carlos Julio, que ya podrá jugar en Los Pajaritos si lo estima conveniente Andoni Iraola, una vez que cumplió ante el Cádiz el partido de sanción con el que fue castigado por el Comité de Competición tras ser expulsado por doble amarilla del estadio de Vallecas.

El Mirandés cierra con esta incorporación la zaga al disponer de dos laterales derechos, otros cuatro centrales y dos defensas específicos para la banda izquierda.