Kijera: «Me duele la imagen que se dio»

Gorka Kijera se retiró pensativo y con una camiseta que le entregaron desde la grada de animación tras el partido ante el Vitoria. /A. G.
Gorka Kijera se retiró pensativo y con una camiseta que le entregaron desde la grada de animación tras el partido ante el Vitoria. / A. G.

El capitán rojillo recalca que «esto es un juego y se puede perder, pero sí que es verdad que hay que mejorar cosas que si se repiten, en un 'play off' te van a penalizar»

ÁNGEL GARRAZA

Gorka Kijera, el primer capitán del Mirandés, nunca se esconde. Da la cara, principalmente, en los momentos menos agradables, cuando menos apetece hablar y tras la derrota ante el descendido Vitoria, es quien se erige en portavoz de la plantilla para reconocer que la hinchada rojilla no se merece lo que vio el domingo en Anduva. «Me duele, sobre todo, la imagen que se dio», asegura al hacer gala de su sinceridad habitual.

«Casi más que por perder la segunda plaza, por toda la gente que viene a vernos sí me duele más», añade. «Esta temporada, al menos la mayoría de los aficionados, estaba disfrutando con el nivel que estaba dando el equipo en los partidos en casa en la mayoría de ocasiones y esta vez, estoy seguro de que no ha sido así».

El lateral izquierdo admitió que se hizo «un mal partido, hay que analizarlo, así como los últimos encuentros a ver qué ha podido pasar y mirar al 'play off' para prepararlo lo mejor posible». Reconoce que «esto es un juego, es fútbol, se puede perder, pero quizás sí que mejorar la imagen de este último partido porque aunque estamos pensando todos en la fase de ascenso, estamos en casa y no es la mejor antes de que el siguiente sea ya el de la fase de ascenso».

Y es que la próxima vez que el Mirandés se presente ante su afición será con motivo de los cruces decisivos. Es evidente que el sabor de boca que ha dejado el equipo no es el más adecuado para animar a una afición que, dicho sea de paso, en los últimos envites en Miranda no llega a las 2.000 personas. El llamamiento a la unidad por parte de todos, loable y necesario, no se corresponde con esta actuación y con otras que ha puesto en evidencia el equipo principalmente durante la segunda vuelta.

«Un partido malo, podíamos haber dado más», asegura el de Hernani. «En la primera parte, sí que ofrecimos una mejor imagen pero en la segunda no sé si por relajación o porqué, el nivel bajó. Creo que no es algo preocupante pero sí que tenemos que mirarlo y analizarlo. Todos tenemos en mente el 'play off', sin embargo todavía la Liga no ha terminado y la imagen que tenemos que dar es buena y, sobre todo, en casa».

Resume a la perfección el sentir que reflejaba el aficionado mirandesista tras el último duelo en Anduva. No fue la mejor despedida posible. Ni mucho menos. «Ha sido una pena acabar la Liga con una derrota. Quien mire y vea que en casa se ha ganado todo y que tenemos unos números espectaculares verá que es positivo. Y a los rivales les hace ver que este es un campo complicado».

Pero se falló tanto atrás como en ataque. Dos errores puntuales ante un bloque descendido y con una peor calidad que los adversarios que llegarán dentro de trece días puso en evidencia al equipo. No es la mejor tarjeta de presentación para afrontar los cruces decisivos. «Hay que analizarlo. Solo un gol que recibas en casa en las eliminatorias te penaliza mucho. En todas las ruedas de prensa he hecho hincapié en que los rivales, con muy poco, nos hacían gol y creo que tenemos que seguir viendo eso porque en el 'play off' es importantísimo; ser un equipo sólido y fuerte defensivamente te da muchísimo y hay algunos aspectos que no se tienen que repetir».

Tampoco en la vertiente ofensiva: «Cuando llegue el momento de la verdad, lo importante es estar acertado. Fallamos un penalti, tuvimos ocasiones en las que fallamos, situaciones de llegar dentro del área con el balón controlado y no saber solucionarlas bien; en el 'play off' si fallas, te va a condenar».

Apunta que «estamos trabajando las finalizaciones y espero que se vea la mejora. No fallan solo los delanteros, también la gente de la segunda línea, yo si estoy dentro del área tampoco soy de los que acierta mucho. Hay que mejorar cuanto antes, ya, porque en dos semanas llega lo importante», apostilla.