El vitoriano Aitor Karanka es el entrenador del Granada desde el tramo final de la pasada temporada. / E. C.

Karanka: «Es un partido peligroso»

Cree que es un duelo «trampa y complicado porque el Mirandés viene último pero tiene jugadores jóvenes y con muchas ganas»

ÁNGEL GARRAZA

«Llámalo trampa, llámalo peligroso. Sí, por todo lo que conlleva. Porque vienen (el Mirandés) últimos, nosotros venimos de perder y parece que todo lo que no sea ganar fácil no cuenta. Para mí es un partido muy complicado ante un rival al que conozco a su entrenador hace muchísimos años y con el que tengo una magnífica relación». Es lo que apunta el preparador del Granada, Aitor Karanka, ante el duelo que su equipo jugará mañana frente al Mirandés.

«Poner nervioso al equipo no, porque la reacción después de las dos derrotas ha sido fantástica por parte de todo el mundo, pero sí que queremos recuperar las sensaciones que dejamos el día del Villarreal al volver a casa, ante nuestra gente, y sobre todo coger esa confianza que teníamos hace dos semanas. Sí que es un partido peligroso porque el Mirandés tiene muchos jugadores jóvenes, con muchas ganas y un entrenador que lo está haciendo muy bien pese a estar ahora últimos. Si queremos ganar tenemos que dar lo mejor de nosotros», aseguró el vitoriano.

El técnico remarca que esta semana en la preparación del duelo ante los rojillos «no he tenido que hacer mucho trabajo en el aspecto psicológico porque todos somos conscientes de lo que pasó el lunes (en Eibar, donde perdió 4-0). Una de las cosas buenas es que el partido llega rápido, entre comillas, porque tras perder el lunes, jugamos ya el sábado».

Para él, la clave de este compromiso será que su equipo se parezca lo máximo posible al que jugó el día del Villarreal B, al que derrotó por 3-0. «Hacer más o menos lo mismo que hicimos entonces: jugar con esa intensidad, saber lo que tenemos que hacer con balón, volver a defender lo más alto posible, las ocasiones que tengamos intentar materializarlas y, por supuesto, tener cuidado con el Mirandés».

Tras las primeras jornadas en las que hizo pleno: 9 puntos después de tres triunfos, los dos marcadores negativos cosechados en las últimas semanas han hecho que aparezcan allí algunas críticas. Las asume como normales.

«El primero que hace autocrítica soy yo conmigo mismo. Salí de mi casa con quince años y me están criticando desde los 19. Es algo que llevo desde que estoy en esto. No me las tomo como críticas, todos los aficionados tienen una opinión que hay que respetar, hay que coger esas críticas como parte de la profesión y el aprendizaje. Estas semanas no me gustan, pero cuando pasan este tipo de cosas a mí me hacen mejor entrenador, te exiges más y haces autocrítica para afrontar el próximo partido».

El duro correctivo recibido ante el conjunto armero le sirve como impulso para mejorar: «Hay que intentar dar una vuelta más a la forma de trabajar el balón parado. Si concedes esos goles hay que hacer algo para corregirlo. Lo que más me frustró fue cómo, después del 2-0, bajamos los brazos; perder 2-0 en Eibar no es lo mismo que hacerlo 4-0».

Karanka confirmó que los jugadores que arrastran lesiones de más larga duración, como son Soro y Melendo «no van a llegar otra vez». Respecto al estado del lateral Jonathan Silva, indicó que «estamos apurando a ver cómo está después de la lesión que sufrió el lunes para comprobar si puede participar unos minutos, no al principio, pero con el trabajo con los fisios igual se puede hacer algo» y acerca del central Ignasi Miquel «va entrenando por su cuenta y con el equipo parte de la semana y vamos a esperar a ver cómo está».