Los jugadores del Mirandés realizan la haka al acabar un partido en Anduva. / avelino gómez

Algo más en juego que tres puntos

Mirandés y Burgos se ven las caras en El Plantío tras cuatro temporadas. El derbi siempre tiene un plus emocional

RAÚL CANALES

Han pasado cuatro años desde que Burgos y Mirandés se vieron las caras por última vez. Ambos jugaban entonces en Segunda B, por lo que en el ambiente se palpan las ganas de vivir un derbi en el fútbol profesional.

Aunque El Plantío no se le da especialmente bien a los rojillos (solo han ganado en una de sus visitas), la historia reciente de lo