Jornada para que aumente la ilusión

El conjunto rojillo podría dar mañana otro golpe en la clasificación si suma los tres puntos en Ellakuri. /A. G.
El conjunto rojillo podría dar mañana otro golpe en la clasificación si suma los tres puntos en Ellakuri. / A. G.

El Racing recibe al mejor filial de la Liga y cuarto clasificado, el Oviedo B, y el Barakaldo juega un derbi vizcaíno ante el sexto en la tabla: el Leioa

ÁNGEL GARRAZA

El fútbol no es una ciencia exacta y casi siempre se puede esperar cualquier signo en el marcador definitivo de un partido que enfrente a dos equipos, máxime si son de Segunda B, si bien la jornada que se disputará al completo mañana presenta emparejamientos que pueden hacer que el Mirandés acabe el año en su mejor momento en la clasificación desde que arrancó la competición. Siempre y cuando los rojillos hagan los deberes y sumen los tres puntos, que es lo único que está en sus manos, ante el rocoso Vitoria en un terreno de juego de hierba artificial.

Quedará toda la segunda vuelta por delante y la última cita de la primera, ya en 2019. Todo un mundo a efectos clasificatorios, es cierto. Aún no es lo más importante el puesto que se ocupa en la tabla –como se acostumbra a señalar desde el cuerpo técnico– sino intentar sumar los tres puntos cada fin de semana. Pero a nadie se le escapa que tras dos importantes victorias, ante otro candidato al 'play off', la UD Logroñés en Anduva y frente a la Real Sociedad B en Zubieta –donde dio una fenomenal imagen como bloque–, en función de cómo transcurra el último del año respecto a partidos de competición oficial, el Mirandés podría irse al parón navideño con la moral muy reforzada para recibir de la mejor manera posible al nuevo ejercicio.

Los de Jiménez visitarán al filial del Eibar, el Vitoria, el último escollo de 2018 aunque no es en su terreno de juego donde reside la fortaleza del rival. Esta temporada juega en Ellakuri (Llodio), donde ya disputó un amistoso contra el Mirandés justo antes de que arrancara la Liga, y fue el pasado fin de semana cuando consiguió su primer triunfo como local al superar por 2 a 1 al Real Unión.

Nueve encuentros ha disputado en esta condición y ha sido en el último cuando ha logrado contabilizar los tres puntos. Tres empates –a cero frente al Arenas y a un gol ante el Calahorra y el Durango– y cinco derrotas –contra el Izarra (0-1), Racing (0-2), Barakaldo (0-1), Langreo (1-3) y Sporting B (1-2)– es su bagaje en casa.

Todos han 'arañado' puntos allí, ocho equipos, a excepción del bloque de Irún, lo que ha originado que el rival este sábado de los rojillos marque la zona de descenso con catorce puntos. La primera victoria en su campo le ha posibilitado escalar varias posiciones en la clasificación.

El fútbol no es una ciencia exacta, pero si el Mirandés ofrece sensaciones similares a las que mostró frente a la Real Sociedad B, donde manejó a la perfección el encuentro en todos los aspectos del juego, es evidente que el cartel de favorito para llevarse el choque lo tiene más puesto que nunca el conjunto que ejercerá mañana de visitante.

Los rojillos se enfrentarán a un adversario de la zona más baja –lo que no se traduce en que lo tenga fácil para sumar puntos– pero, al mismo tiempo, la jornada que se disputará en una sola tarde para aprovechar mejor las fechas navideñas depara emparejamientos entre equipos ubicados en la parte más alta de la tabla. Y eso quiere decir que, con independencia de los resultados que arrojen esos duelos, lo que es seguro es que se quitarán puntos entre ellos.

Y ahí es cuando resultaría beneficiado un Mirandés que no puede fallar ni cometer despistes porque el sábado de la lotería navideña puede resultar fructífero para sus intereses. El Racing, líder, que no pudo pasar del empate sin tantos en Gernika, recibirá dos horas más tarde al mejor filial del grupo hasta la fecha. Es lo que dice tanto la tabla como la imagen que ha puesto de manifiesto el Oviedo B sobre el césped.

Será un duelo entre el primer y cuarto clasificados. El Racing es el mejor local de toda la categoría, con mucha diferencia, al haber ganado los ocho partidos que ha disputado en El Sardinero. Pero es que el segundo equipo ovetense es el más fiable a domicilio –con permiso del Mirandés y el Barakaldo, que han sumado, asimismo, 17 puntos fuera de casa cada uno–. El conjunto rojillo podría recortar al líder o bien aumentar la ventaja con el cuarto de la tabla.

El Barakaldo, por su parte, afrontará desde su tercer puesto –está empatado con los rojillos a 33 puntos– un derbi vizcaíno a la misma hora que se jugará el partido en la capital cántabra. Recibirá en Lasesarre al Leioa, una escuadra que ha subido un peldaño en sus aspiraciones y que pretende optar a la fase de ascenso. De hecho, es una de las dos que ha ganado a los de Jiménez.

Los visitantes este fin de semana en la Margen Izquierda son sextos, a seis puntos, y ya se sabe lo que son los partidos de rivalidad vecinal, siempre de resultado incierto. Además, el Barakaldo no se muestra tan potente como en anteriores cursos en su campo, donde ya ha perdido dos compromisos y acumula menos puntos (16) que lejos de su hábitat natural (17).

Así que una victoria del Mirandés podría conllevar importantes efectos en la clasificación.

 

Fotos

Vídeos