El defensa tinerfeño se eleva para rematar un córner ante el Ibiza. / Avelino Gómez

Jorge Sáenz aguarda decisiones tras ser el mejor refuerzo invernal del club rojillo

Regresa a un Valencia que tiene nuevo técnico, pero no está claro que vaya a continuar en Mestalla pese a tener contrato hasta 2024

ÁNGEL GARRAZA

El defensa central de Santa Cruz de Tenerife (25 años) se sumó a la disciplina del Mirandés el pasado mes de enero para completar la segunda mitad de la temporada, reforzar al equipo rojillo y recuperar sensaciones a título individual tras unos años en el Celta y en Portugal en los que había perdido mucho protagonismo. En Anduva lo ha tenido hasta el punto de ser el futbolista, de los seis que recalaron en el mercado invernal, que más ha jugado. El resto, ha pasado desapercibido en competición al participar de forma muy residual.

Jorge Sáenz mantiene contrato con el Valencia hasta el año 2024. Le quedan dos. Regresa con mejores sensaciones de las que tenía a finales de 2021, si bien en el su club de procedencia, que acaba de presentar al italiano Gattuso como entrenador de la primera plantilla, están más preocupados en comprobar lo que sucede con Gayà, Soler y Guedes. Será el nuevo cuerpo técnico el que decida el futuro inmediato del jugador que ha estado cedido en el Mirandés, es el que tendrá la última palabra, pero desde Mestalla ya se indica que no va a tener fácil quedarse en el primer equipo.

Su futuro podría estar fuera. En calidad de cedido o bien podría llegar a un acuerdo con la entidad che para rescindir porque el tinerfeño ha sido cedido desde que llegó allí en 2019. Nunca ha tenido suerte con las cesiones. En sus anteriores equipos prácticamente no jugó, sobre todo en el vigués. Hasta que recaló en Anduva. No en vano, es uno de los que podría interesar al Mirandés que repitiera como jabato.

Joseba Etxeberria, sin dar nombres, ya manifestó antes de irse todos de vacaciones que la dirección deportiva sabe lo que quiere para la próxima temporada y dado que ha sido uno de los habituales en el eje de la zaga, podría estar en el punto de mira de la dirección deportiva.

No hay que obviar que Anderson Arroyo vuelve al Liverpool y que hay clubes de Primera División interesados en hacerse con sus servicios después de firmar un sobresaliente curso en Miranda; Capellini regresa a la Juventus sin haber cumplido con las expectativas que generó su incorporación, Odei acaba contrato y Datkovic, otro refuerzo de este 2022, apenas ha jugado un centenar de minutos repartidos en tres partidos, uno solo como titular.

Jorge Sáenz ocupó sitio en la alineación desde la jornada 26. Y solo se perdió desde entonces dos citas por sanción federativa (por llegar a las cinco amonestaciones y por ver dos tarjetas amarillas ante el Girona).

Casi desapercibidos, con una aportación muy residual en competición oficial, han pasado los compañeros que, al igual que él, se sumaron al equipo a principios de año. Garrido llegó a marcar un gol (en el 4-0 al Ibiza, con todo decidido); pero solo fue dos veces titular y jugó los últimos minutos en 11 encuentros.

Martín Calderón intervino en tres ocasiones desde el pitido inicial en un periodo en el que los contratiempos físicos le han lastrado; casi nada se ha visto de Agirre (59 minutos) y menos aún de Tchimbembé, solo 52 minutos distribuidos en seis duelos.