Jiménez reitera su fe en la plantilla y admite la «desactivación» al no poder ser campeón

El entrenador rojillo ha estado más cerca que nunca de sus futbolistas y con constantes gestos de ánimo en los ensayos. /A. G.
El entrenador rojillo ha estado más cerca que nunca de sus futbolistas y con constantes gestos de ánimo en los ensayos. / A. G.

«Al estar ya clasificado para el 'play off', el jugador no compite igual hasta la fase decisiva», reconoce el técnico del Mirandés

ÁNGEL GARRAZA

El primer equipo del Mirandés ultima su preparación para afrontar la última cita de la Liga este domingo frente al Arenas. Esta mañana se ejercitará por última vez, después de olvidar ya el amargo sabor de boca que dejó a todos el anterior encuentro frente al Vitoria –viéndolo otra vez, pudimos haber ganado con claridad por ocasiones», añade Borja Jiménez– y con el firme convencimiento del técnico en el equipo que dirige. En el momento decisivo, que está a punto de llegar, regresará y se volverá a ver la mejor versión del bloque rojillo.

El entrenador del conjunto de Miranda está seguro de ello, tal y como afirma en la previa del duelo ante el cuadro vizcaíno, un choque ante el que buscará la victoria pero con la mente siempre puesta en lo que llegará dentro de siete, ocho días. Las sensaciones en algunos encuentros de una segunda vuelta que está a punto de expirar no han sido las mejores, una circunstancia que tiene su explicación para el preparador mirandesista. Es algo similar a lo que le ha sucedido al Racing, campeón desde hace unas jornadas.

«No sé lo que pasará en el Racing-Logroñés, pero por conocimiento y por relación con Iván (Ania) estoy seguro de que ellos querrán ganar como quisieron el pasado fin de semana; lo que ocurre es que cuando llega un momento de la temporada, algo que a nosotros también nos ha pasado, el jugador se desactiva a nivel competitivo. Sinceramente, para el futbolista creo que ser segundo o tercero le da igual porque al final sabe que va a tener que superar tres eliminatorias y jugar seis partidos, así que creo que le ha pasado lo mismo al Racing. Con el primer puesto asegurado y con la distancia que tenían se han desactivado un poco».

Mientras tanto, Jiménez tampoco descarta la posibilidad de ser segundos, aunque es evidente que no es lo prioritario, como ya quedó demostrado. «El Arenas, el rival, se juega la vida, pero nosotros el segundo puesto, que es objetivo suficiente para ganar el domingo. Está claro que vamos a un campo de césped artificial, que tenemos jugadores con cuatro tarjetas amarillas y eso va a ser un hándicap para nosotros, pero creo que el equipo ya la semana pasada entrenó bastante mejor de lo que lo venía haciendo y está claro que se va acercando el momento de la verdad. Esta semana ha estado a un nivel alto de entrenamientos y eso nos tranquiliza mucho de cara al domingo».

Cree que la escuadra cántabra «tendrá ganas de ganar en casa y despedirse de la Liga con una victoria ante su afición, así que confío en que puedan vencer y que nosotros también lo hagamos para intentar ser segundos».

No obstante, el míster abulense sigue pensando en el 'play off' porque insiste en que «al final, se va a valorar lo que el equipo haga a partir de la próxima semana, el resto dará ya igual. Para el Mirandés es una obligación estar entre los cuatro primeros, lo hemos conseguido, hemos sido capaces de traer un título para Miranda con la Copa Federación y la valoración final va a depender de lo que hagamos a partir del lunes, con independencia de quién sea el rival de este domingo o de lo que haya pasado durante las semanas anteriores».