Jiménez quiere dar «un golpe encima de la mesa» para ganar en casa a un rival directo

Jiménez confía en lograr el triunfo. /Avelino Gómez
Jiménez confía en lograr el triunfo. / Avelino Gómez

El técnico admite que «hasta ahora se nos han atragantado, si bien merecimos más en Anduva» y confía en superar mañana a la UDLogroñés

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés llevará a cabo esta mañana la última sesión preparatoria antes de recibir a la UDLogroñés con la mente puesta en superar en Anduva, por fin, a un firme aspirante a jugar en el mes de mayo próximo la fase de ascenso. «Está claro que es un duelo directo, es uno de los candidatos a esos puestos de 'play off', así que este partido tiene importancia porque es un rival que está detrás nuestro, que viene en una buena dinámica y porque queremos, sobre todo, dar un golpe encima de la mesa, sentirnos cómodos y volver a ganar en Anduva, en la que sería la cuarta semana consecutiva si lo hacemos».

Los tres triunfos, en cualquier caso, llegaron ante equipos ubicados en puestos de descenso (Gernika, Amorebieta y Tudelano) o que tienen el objetivo de no bajar a Tercera, así que la intención es que este domingo los tres puntos se queden en Miranda ante un adversario de la parte alta de la tabla. Hasta ahora no ha podido ser porque cuando estos conjuntos se han presentado en Anduva, los rojillos no han podido salir victoriosos.

«Es verdad que se nos ha atragantado un poco en casa, no por no hacer méritos para ganar porque precisamente contra el Sporting B y el Barakaldo aquí fuimos infinitamente superiores a ellos y merecimos ganar. Hemos vencido fuera al Athletic de Bilbao, haciendo un buen partido. En los encuentros de verdad hemos estado a un nivel muy alto y queremos seguir dándolo este domingo ante el Logroñés».

El Mirandés comenzaba siempre encajando ante los rivales de la zona noble, lo que propiciaba después un mayor número de llegadas al área rival pero con el propósito de remontar. Así que, ahora, Jiménez tiene claro lo que es fundamental para el equipo: los tres puntos por encima de todo lo demás.

Esta línea argumental es la que sigue para aseverar que «firmo perder sensaciones e ir ganando partidos, principalmente ante los rivales directos», subraya sin dudar.

«Cuando jugábamos muy bien al fútbol, se nos exigía ganar y ahora que estamos ganando se nos exige jugar bien; trabajamos para eso. El fútbol que vimos aquí en las primeras semanas está al nivel de otras categorías superiores y no era normal porque era avasallador», insiste en este argumento.

«Si tenemos que ser más prácticos como está siendo el Logroñés ahora, que es cuando consigue victorias, pues habrá que hacerlo. Al final, se nos va a juzgar por los números». El resultado por encima de todo, así lo entiende Jiménez, un entrenador que afronta un partido muy importante mañana aunque no se quiera añadir más presión de la que ya de por sí existe cuando el emparejamiento es entre dos candidatos a lo máximo.

La UDLogroñés es el bloque menos batido del Grupo II de Segunda B. Solo ha encajado ocho tantos en 15 duelos. «Todo lo lleva a resultados muy cortitos: 1-0, 0-1, 1-1. Sus partidos, a priori, no son de un número elevado de goles. Es el menos goleado, pero también es uno de los que menos logra a favor. A ver cómo podemos afrontar esto y ojalá sea un partido abierto porque nos vendría mejor, ya que nos daría más opciones en ataque».

Una escuadra muy poco goleada y la otra, la rojilla, que es la tercera que más dianas obtiene aunque en las últimas semanas se ha detectado una disminución de la profundidad en todos sus compromisos. ¿Cómo se puede salvar el escollo de este fin de semana?

El preparador abulense considera que el Mirandés no peca de falta de profundidad en sus últimas comparecencias. «No tenemos menos que antes; sí que es verdad que en los primeros partidos, la forma de atacar igual era más lateralizada, por los costados y ahora estamos intentando llevar más juego interior, lo que se traduce en que es menos profundo que cuando juegas por fuera pero porque hay que tener variedad en el ataque».

Las razones las esgrime el entrenador del Mirandés del siguiente modo: «Han venido equipos con línea de cinco, lo que siempre te dificulta atacar por fuera y estamos dando una vuelta a esto y enriqueciendo la forma de atacar por si nos tenemos que enfrentar a un tipo de defensa o a otra».

Sin lesionados

En principio, no los hay siempre según lo que se traslada desde el cuerpo técnico. Falta el ensayo de esta mañana, pero el actual inquilino del banquillo cuenta con todo el plantel porque tampoco hay sancionados. Jon Irazabal se retiró con molestias en el partido de la Copa Federación contra la Arandina. Sin embargo, el técnico mirandesista asegura que tanto el futbolista cedido por el Eibar como Claudio Medina y Cerrajería están aptos para jugar el próximo domingo.

Los dos últimos participaron el miércoles; el primero, fue el encargado de conseguir los dos goles en el tiempo reglamentario. Solo intervino en 45 minutos y Cerrajería lo jugó todo. También el tiempo extra. «Terminaron todos sin ningún problema», confirma. Acerca de si va a mantener cautela con los dos efectivos que salen de la enfermería e importantes en el esquema de Jiménez, como ocurrió en el último envite en Oviedo, sostiene que «los dos están a disposición de lo que decidamos».

Claudio, de hecho, ya se incorporó a la convocatoria del pasado domingo ante el Oviedo B y jugó los dos últimos minutos de aquel partido. «Entró porque entendíamos que nos podía aportar. No sabíamos cuánto y no queríamos correr ningún riesgo porque es un jugador importante para nosotros. Es igual que lo que pasó el miércoles, es nuestro máximo goleador y le utilizaremos lo que podamos y en los momentos que creamos que mejor nos va a venir», zanjó.

 

Fotos

Vídeos