Jiménez: «Es innegociable ser ambiciosos»

Borja Jiménez. /A.G.
Borja Jiménez. / A.G.

El técnico rojillo pide «adaptarse rápido al campo y a las situaciones que menos nos gustan en Langreo»

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés afronta esta mañana la última sesión preparatoria antes de viajar rumbo a tierras asturianas para pernoctar en una localidad próxima a Langreo y jugar mañana en Ganzábal la quinta jornada del campeonato de la regularidad. La idea con la que partirá la expedición está clara y así la expone Borja Jiménez, el entrenador del conjunto rojillo: «Adaptarnos rápido al campo de hierba artificial, como hicimos en Durango, a algunas situaciones que igual no nos gustan tanto pero que sabemos que hay que hacer allí (otro tipo de juego en determinadas ocasiones) e intentar ser ambiciosos, que eso es algo innegociable para nosotros».

El bloque asturiano lleva una óptima dinámica, que arrastra de la campaña anterior cuando militaba en Tercera División. Un hecho que, unido al césped sintético, provoca que haya que poner el cartel de duelo complicado al compromiso en tierras asturianas programado para este domingo, a las seis de la tarde.

«Es un equipo que todavía no ha perdido; que continúa con la dinámica de los conjuntos que vienen de ascender y que sigue, por ejemplo, el Calahorra, que está inmerso en un estado positivo; y si a todo eso sumamos la superficie del campo, hace que se convierta en una salida difícil, a terrenos de juego donde va a ser difícil ganar como le pasó al Racing en Estella el pasado fin de semana», tal y como recuerda el técnico rojillo.

Además, a diferencia de lo que se encontró la escuadra de Jiménez en Durango, un césped en buenas condiciones a pesar de ser artificial y un equipo que propone e intenta jugar al fútbol, en la cita de mañana no concurren estas características ni en el adversario ni en el rectángulo de juego. El mister mirandesista así lo apunta.

«No nos vamos a encontrar, a priori, un equipo como el Durango, que tiene otro planteamiento de juego (propone más con el balón). Los del Langreo son jugadores bastante veteranos, la mayoría de ellos con bastantes partidos jugados en Segunda B. Han incorporado a Dani, que viene de hacer 'play off' con el Cartagena, a Allyson (brasileño que es duda al haber estado lesionado), al que conozco de su etapa en el Levante... creo que es un equipo que se ha construido para no pasar demasiados apuros en la categoría».

Los resultados, en este sentido, avalan esta afirmación porque los asturianos acumulan tres empates y un triunfo pese a que ya se han medido a equipos cualificados en el Grupo II como la Real Sociedad B y la UDLogroñés. «Creo que vamos a ver un partido distinto al de Durango por ambas partes», sostiene.

Tiene en cuenta, asimismo, que «cambiaron el terreno de juego en verano del año pasado, pero viendo sus partidos en directo, como los de 'play off' que pude seguir, da la sensación desde arriba de que es un poco irregular. En Durango, en cambio, no tuvimos esa sensación. El suelo que había debajo en Langreo es más irregular y creo que nos vamos a encontrar con un hándicap mayor que en el último encuentro que jugamos en hierba artificial».

A pesar de todo ello, la premisa que han interiorizado todos radica en «materializar en resultados las buenas sensaciones en cuanto al juego. Desde dentro tenemos claro que estamos en plena fase de crecimiento porque desde el día que jugamos el partido de la Copa estamos viendo una evolución».

El abulense admite que «es verdad que el domingo nos hubiera gustado ganar, pero estamos tranquillos porque los jugadores y nosotros mismos cada vez nos vemos más cerca de lo que queremos ser. Hay que mejorar en ambos aspectos, ajustar ser tan dominadores con las transiciones ataque-defensa para que no nos pase como el otro día y mejorar en la zona de remate».

Los marcadores han sido positivos en los dos partidos a domicilio y se busca seguir en esta línea en el tercero. «Buscas hacer buenos resultados en casa, si bien llevamos la media inglesa que dicen, aunque nosotros, de momento, la protagonizamos al revés al empatar en casa y ganar fuera».

A este respecto, reconoce que «es posible que nos vaya a costar más sacar los puntos en casa que fuera porque el rival, cuando viene a Anduva, a Miranda, tiene un plus de motivación. Cuando he ido a campos grandes la motivación por intentar hacerlo bien es mayor, vamos a convivir con ello y supongo que habrá sido así en años anteriores. Forma parte de la competición, pero no creo que sea un hándicap más grande». De momento, la mente está puesta en Ganzábal para sumar mañana tres puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos