Jiménez asegura que «los dos últimos empates no afectarán porque hay buenas sensaciones»

Borja Jiménez tiene claro que el actual Mirandés no está concebido para utilizar el 'otro fútbol'. /A. G.
Borja Jiménez tiene claro que el actual Mirandés no está concebido para utilizar el 'otro fútbol'. / A. G.

El técnico rojillo hace hincapié en que «el problema sería que no hiciésemos méritos ni para empatar, pero es que se hacen para ganar»

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés afrontará el duelo de mañana tras cosechar dos empates consecutivos: sin goles en el Stadium Gal y a un tanto en Anduva frente al Bilbao Athletic. Sin embargo, en el vestuario se tiene la convicción de que esos últimos resultados no pasarán factura ni supondrán un peso añadido para afrontar los próximos compromisos. El más importante, porque es el inmediato, es el que tendrá lugar el domingo en el Ciudad de Tudela.

«No he tenido la sensación esta semana de que nos pueda pesar ni por parte de ellos ni por parte nuestra, del cuerpo técnico. Tanto el día de Irún como, sobre todo, en casa el último partido hicimos méritos sobrados para lograr la victoria. El problema sería que no hiciéramos méritos ni siquiera para empatar. Teniendo buenas sensaciones, que es lo importante, hay que llegar en buen momento a las jornadas finales y tener cuantas más cosas claras mejor porque eso sí que nos va a ayudar mucho», sostiene el entrenador, Borja Jiménez.

El equipo de Miranda tiene el objetivo prioritario de cerrar los encuentros porque ocasiones genera. No perder puntos en los instantes finales. No obstante, el técnico rojillo puntualiza que debe ser con las armas que conocen y que difieren de las que pueden emplear otros conjuntos porque no es una plantilla concebida para tirar del 'otro fútbol'. «Es un bloque que hace muchas cosas bien, reconocible en su juego y si nos saliéramos de ese guión para hacer faltas, perder tiempo o pegarnos con el rival, creo que nos íbamos a manejar peor todavía en los últimos minutos. Tenemos que estar tranquilos, hacer nuestro fútbol y dominar hasta el minuto 93 como hemos hecho otras veces. Y, a partir de ahí, dar normalidad y tranquilidad a todo».

Jiménez insiste en que «también en los últimos minutos hemos ganado puntos al final. En el fútbol, hay que estar atentos hasta el último pitido». Al hilo de esta cuestión, el abulense considera que «no creo que sea un problema que tenga el equipo. Cuando el partido es más ajustado, todos se vuelcan y hay opciones de que existan goles, pero no es algo que nos preocupe».

¿Y el Tudelano? «Es un rival que ha salido de la dinámica negativa, que viene de ganar al Logroñés, de empatar en Zubieta y el Racing solo pudo empatar allí, así que vamos a un campo complicado. El año pasado tampoco se ganó, se perdió (fue uno de los peores encuentros del Mirandés durante la temporada regular) y sabemos que va a ser muy difícil».

A todo eso se añade el hecho de que los blanquinegros juegan en su campo. «Ya lo hemos hablado, los que están abajo, en las últimas jornadas, es en su casa donde tienen que cumplir los objetivos. Si ellos ya parten de la base de que será un partido trabado (Rúper asegura que intentarán que el Mirandés se encuentre incómodo), nos podemos hacer a la idea de lo que nos vamos a encontrar».

La escuadra navarra dispone en su plantel de exrojillos (Rúper, principalmente) que conocen el juego del Mirandés, si bien el míster tiene claro que «hay que depender cada vez menos de lo que vaya a hacer el rival. Tenemos que seguir siendo nosotros, muy reconocibles y dar continuidad a esos buenos minutos que cada vez hacemos durante más fases de los partidos».