Jiménez alerta sobre «la calidad brutal» de los jugadores ofensivos del Bilbao Athletic

Borja Jiménez dice no fiarse de que el filial bilbaíno no esté clasificado en los primeros puestos./J. A. T
Borja Jiménez dice no fiarse de que el filial bilbaíno no esté clasificado en los primeros puestos. / J. A. T

El técnico rojillo incide en que «de tres cuartos hacia delante es de lo mejor de la categoría con Asier, Villalibre, Guruzeta, Larrazabal e Íñigo»

ÁNGEL GARRAZA

No está clasificado como se esperaba (es noveno) pero el filial del Athletic dispone de suficientes argumentos para complicar la vida a cualquiera. Principalmente, en lo que se refiere a sus jugadores ofensivos. Así lo expone Borja Jiménez. El entrenador del Mirandés recuerda que para el partido de mañana en Anduva en el club bilbaíno han optado por «bajar del primer equipo a Guruzeta; es la primera vez que lo hacen en todo el año» y asegura que «tienen un potencial brutal de tres cuartos del campo hacia delante, de lo mejor de la categoría con Asier Benito, Villalibre, Guruzeta ahora, Larrazabal, Íñigo....son jugadores que muy pronto los vamos a ver en Primera División, alguno ya ha debutado y por eso están en una cantera como la del Athletic, una de las mejores de España y de las más contrastadas».

El técnico rojillo tiene claro que «nos vamos a enfrentar a un adversario muy duro, que tiene facilidad para hacer gol. Intuyo que será un partido abierto y con alternativas». Ahora es Aritz Solabarrieta quien está al mando de las operaciones del filial vasco desde el banquillo y aunque Jiménez reconoce que « ha podido sufrir alguna modificación en cuanto a estilo, al final los jugadores y sus características son los que son y los que dan ese matiz al modelo de juego son los mismos futbolistas que antes. Será un partido de alternativas y que esperemos se decante a nuestro favor».

Los filiales se van acercando, de nuevo, a las cuatro posiciones de 'play off', las de privilegio. Durante la primera vuelta, la trayectoria de estos conjuntos fue menos positiva para sus intereses que en temporadas anteriores (principalmente las que siguieron los de Real, Athletic y Sporting) a medida que van pasando semanas, los segundos equipos de la Real Sociedad y el Oviedo –algo más lejano se encuentra el del Athletic– se han encaramado ya a los puestos que merodean la fase de ascenso. El conjunto txuri urdin es quinto y el Oviedo B sexto, ambos con 42 puntos a solo cinco del Barakaldo, cuarto clasificado. El míster mirandesista se muestra convencido de que «algún filial se podrá meter entre los cuatro primeros o, al menos, estará peleando hasta el final por hacerlo».

Agrega, en este sentido, que «desde el principio teníamos muy claro quién iba a ser el cuarto clasificado. Hicimos una porra al comienzo, no voy a adelantar lo que puse, pero está claro que en las segundas vueltas estos equipos crecen. Lo viví en Valladolid por experiencia propia, son equipos muy peligrosos», afirma instantes antes de resaltar que «conforme avanza la competición, mejor se van a encontrar porque más conocimientos van a tener de la categoría. Van a estar arriba y alguno de los tres, no tengo ninguna duda, va a estar peleando con el Barakaldo por jugar el 'play off'».

El bloque rojiblanco, en cualquier caso, no presenta a domicilio unos buenos números. Todo lo contrario. El abulense no se fía. «Las estadísticas están para romperlas. Es verdad que en casa sus números son muy buenos y fuera les está costando, ahí están los datos, es una realidad pero nos tenemos que preparar para encontrarnos al mejor Bilbao Athletic, que es el que nos encontramos allí en la primera vuelta». Fue un rival con mucha velocidad y con efectivos determinantes en la parte de arriba. «No tengo la menor duda de que vamos a tener que estar a nuestro mejor nivel para ganar el domingo».

La plantilla entrenó ayer, ya a su hora habitual, las 11 de la mañana, después de que el jueves fuera una sesión de recuperación para los que intervinieron en el duelo del miércoles. «Solo hemos hecho dos sesiones y es verdad que después de un viaje tan largo y un partido, las sensaciones de los jugadores en el aspecto físico no son las mejores pero quedan horas suficientes. El equipo se está acostumbrando a esa dinámica de jugar viernes-domingo, así que vamos a afrontar el partido del domingo con las máximas expectativas de conseguir la victoria».

El punto logrado en Irún, al final, se puede considerar bueno dados los demás resultados que arrojó la jornada, con derrotas de Racing y UDLogroñés. Además, nadie ha ganado en casa en los últimos veinte partidos, en los dos fines de semana anteriores. El entrenador del Mirandés considera que «se está complicando muchísimo conseguir puntos fuera de casa porque los equipos que están peleando por el descenso, su principal arma es conseguir las victorias y la puntuación como locales».

De tal manera que «cada vez va a ser más complicado ganar fuera conforme se acerquen las jornadas finales, siempre ha sido así. El número de puntos de las segundas vueltas suele ser menor que el de las primeras y es porque todos se aferran a los partidos de casa».