Brugué, en un lance del encuentro ante el Zaragoza, frente al que el conjunto mirandesista ganó 2-0. / avelino gómez

La irregularidad lastra al Mirandés

Sigue sin ganar dos partidos seguidos esta temporada y jugadores que parecen asentarse les falta continuidad en sus actuaciones

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

Es un mal endémico del conjunto rojillo esta temporada: la irregularidad. Es lo que está evitando su evolución tanto en puntos como en puestos en la clasificación. Solo así se entiende que sea el conjunto que marca la frontera entre la permanencia y el descenso, una posición siempre peligrosa y más para un bloque tan joven como el Mirandés.

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Aprovecha esta oferta, suscríbete 3 meses por solo 12€, ahorras un 40%