El técnico ahora del Rayo, Andoni Iraola, atrapa el balón cuando entrenaba al Mirandés en 2020. / a. g.

A Iraola le «ilusiona» volver a Miranda y pide «hacer un partido muy bueno»

«Soy consciente de la dificultad que vamos a tener porque sé cómo se vive la Copa y cómo la afrontamos nosotros cuando estuvimos allí»

Andoni Iraola ya regresó a Anduva tras fichar por el Rayo. Lo hizo la temporada pasada. Pero ahora vuelve como entrenador del equipo visitante para disputar un partido de la competición que tanto prestigio le dio tanto a él, como técnico, como al Mirandés al llegar a la semifinal de la edición 2019/20. «Cuando nos tocó me hizo ilusión. Se la dificultad porque sé cómo se vive la Copa en Miranda y sé cómo la afrontamos nosotros el año que nos tocó estar ahí. Ellos van a creer porque lo han hecho antes», manifestó antes de emprender viaje rumbo a Miranda.

Iraola añadió que «soy consciente de que nos va a costar y si queremos pasar de ronda vamos a tener que hacer un partido muy bueno. Pero está claro que te hace ilusión porque voy a poder saludar a mucha gente de la que guardo un grato recuerdo. El año que pasamos allí fue muy bonito y con muchos recuerdos que no se nos van a olvidar a ninguno. Me hace ilusión volver a Anduva».

No dio convocatoria ni pistas acerca de los futbolistas con los que encara el choque y si repetirán muchos de los que se midieron al Atlético de Madrid el pasado fin de semana. Indicó que «seguramente, no podamos contar con algunos jugadores. Se están produciendo todos los días nuevos positivos, futbolistas que se reincoporan, otros que necesitan entrenar y algunos que están todavía con molestias. Llevaremos a todos los que podamos al viaje y hasta mañana (por hoy) no decidiremos el equipo».

Tiene tres dudas: Unai López, Óscar Valentín e Isi. Sobre ellos, apuntó que «el más lesionado de los tres es Unai, por una lesión muscular. Óscar e Isi acabaron tocados el último partido. Si tienen buenas sensaciones irán. Serán ellos quienes marquen los tiempos».

El de Usurbil tiene claro, en cualquier caso, que «los que salgan tienen que salir al cien por cien y afrontar un partido ante un equipo alegre, que le gusta tener el balón y que ofensivamente tiene muchas alternativas. Si no estamos bien nos va a complicar». Le preocupa, asimismo, que «los que salgan sepamos lo que nos vamos a encontrar y la dificultad que tienen. Son conscientes porque nos tocó el año pasado jugar tanto en Anduva como en casa. Son partidos difíciles y es la Copa. Es una competición especial y uno u otro se va a meter en los últimos 16 equipos y a todos nos gusta jugarla. Si hacemos bien las cosas tenemos un premio esperando y vamos con la idea de ganarnos la clasificación».

Dada su experiencia en el Mirandés y como exjugador del Athletic admite que «la Copa me encanta. Pero suele premiar a los equipos que van a por ella y apuestan por la competición. Tenemos la experiencia del año pasado con el Elche, así que vamos a intentar que eso no se produzca. Que nos ganen porque sean mejores pero no porque no nos tomemos la competición como lo que es, que es una oportunidad para hacer algo bonito».

Así lo pretende un Rayo que es uno de los equipos más en forma de Primera División con jugadores de máximo nivel.