La involución sitúa a la plantilla al borde de la zona de descenso

A. G.

El Mirandés no progresa. Los jugadores tan jóvenes que ha reunido el club para afrontar esta temporada no han experimentado, de momento, una mejoría ni a nivel individual ni colectivo tras las doce jornadas transcurridas. Todo lo contrario. Se aprecia una involución porque el Mirandés va hacia atrás en sensaciones... y en la clasificación. Tanto que, tras las últimas derrotas, se ha situado al borde de los puestos que conducen al descenso a la Primera RFEF.

La extrema igualdad que impera, esta campaña todavía más, en la categoría de plata hace que las diferencias sean todavía mínimas (de hecho las previsiones apuntan a que se mantendrán con un escaso margen hasta prácticamente el final), pero ahora ya está mucho más cerca, en posiciones y en puntuación, del pozo que de la zona noble de la tabla.

Al cierre de esta edición aún no había concluido el duelo entre el Girona y el Zaragoza, un envite entre los equipos que marcan el descenso y la salvación. Pues bien, acto seguido aparece ya el Mirandés con 14 puntos. El conjunto rojillo no había estado antes tan cerca de los últimos puestos.

Es decimoséptimo, bordeando la zona roja. Hasta anoche (sin que concluyera aún el choque de Montilivi), el Zaragoza estaba por detrás de él y era quien delimitaba la frontera entre seguir en el fútbol profesional o bajar un peldaño, con tres puntos menos. Precisamente, el cuadro maño es su rival este próximo domingo en La Romareda, un compromiso que se presenta crucial, a pesar de que queda por delante mucho campeonato.

Dadas las circunstancias, sin embargo, puede suponer un punto de inflexión. Medirse a un adversario que desde que está en Segunda División ya ha jugado con fuego durante varias temporadas y superarlo en el césped se traduciría en una inyección de moral para afrontar todo lo que está por llegar.

Girona, Leganés, Amorebieta y Alcorcón se colocaban por detrás. Tres de esos cuatro oponentes, todos menos el equipo vizcaíno, se han llevado los tres puntos de Anduva.