Un grande para medir la progresión

Kijera es el único superviviente en las filas de uno de los dos equipos del partido de Copa que el Mirandés ganó al Málaga por 2-1 el día 3 de diciembre de 2015. /A. G.
Kijera es el único superviviente en las filas de uno de los dos equipos del partido de Copa que el Mirandés ganó al Málaga por 2-1 el día 3 de diciembre de 2015. / A. G.

El Mirandés recibe al histórico Málaga (16 horas) con el firme propósito de encadenar el segundo triunfo consecutivo

ÁNGEL GARRAZA

Anduva acoge este sábado de fiestas patronales el segundo compromiso consecutivo del Mirandés en la condición de local, con la que a partir de las cuatro de esta tarde intentará conseguir la segunda victoria consecutiva, que también sería la segunda del campeonato ante un Málaga que llega envuelto en una crisis institucional muy grave, pero que dispone de un equipo con la suficiente capacidad y calidad para ganar a cualquier adversario. Es un histórico del fútbol español aunque allí, ahora, se hable casi más de cuestiones extra deportivas que de lo que puede acontecer hoy sobre el césped.

El conjunto de Iraola se presenta a la quinta jornada con la confianza y la moral reforzadas después de sumar los primeros tres puntos de una tacada. Eso siempre supone un añadido para medirse a un contrario que se había acostumbrado a moverse entre la elite del fútbol. Un triunfo hoy daría a los rojillos un espaldarazo tremendo en cuanto a la puntuación y en el aspecto anímico.

El entrenador mirandesista mantiene las bajas para este duelo de los defensas Enric (con rotura) y de Irazabal, que se va sumando de forma paulatina al grupo, aunque en ninguno de los dos casos se puede determinar el periodo de ausencia.

Matheus, por su parte, entrenó el último día durante todo el tiempo con el grupo y ya podría estar a disposición de lo que decida el cuerpo técnico. No obstante, dado su periodo de inactividad con el resto de la plantilla estas semanas es poco probable que sea de la partida y más, si se tiene en cuenta la exigente programación que se avecina, con tres encuentros en seis días.

«Ha hecho algo con nosotros, entra, sale y el último día completó el entrenamiento. Dependerá de sus sensaciones para ver si podemos contar con él pero, vamos, que estaría disponible si se diera el caso», señaló Iraola sobre el punta brasileño. Quizás para los siguientes compromisos (martes o viernes) sí pueda ser uno de los elegidos si es que hoy no aparece en la lista definitiva.

Todos los demás compañeros están en condiciones. No hay sancionados, así que el míster dispone de 21 futbolistas si llega Matheus. El último choque acabó con triunfo para los de Anduva, de tal manera que tampoco se intuyen grandes modificaciones en la alineación. Lo que funciona no se toca. Es lo que se podría aplicar como máxima.

Respecto a la escuadra costasoleña se estrenan en la convocatoria los últimos fichajes Benkhemassa y Lorenzo. Regresan los internacionales Munir, Mikel, Juanpi y Keidi, de los que al menos tres se perfilan como titulares hoy en Miranda, además del filial Hicham y del meta juvenil Adrián Quintela, que se supone será el descarte que falta porque el conjunto visitante viajó ayer con 19 efectivos.

Causan baja, si se compara con la última citación ante el Almería, Rolón, Keko Gontán, el portero del filial Gonzalo y los no aptos físicamente Pacheco y Hugo.

El probable once inicial que pondrá en liza Víctor Sánchez del Amo es Munir en la portería; con una línea de cuatro que estará compuesta por Cifuentes en el lateral diestro, Juankar en el izquierdo y la pareja de centrales formada por Luis Hernández y Diego. Por delante de ellos, Keidi, con dos interiores unos metros más avanzados: Juanpi y Adrián. Renato y uno de los recién llegados, Lorenzo (debutaría) más abiertos en los extremos y como punta de lanza Sadiku.

El Málaga tiene solo 17 profesionales (no puede inscribir más hasta que no venda futbolistas o amplíe capital) y tiene la baja de Pacheco, además de la de Hugo.

El árbitro es el asturiano (Avilés) Areces Franco (34 años).