Imanol no acabó el partido por una lesión en el aductor. / á. g.

Gelabert se someterá a pruebas tras recaer del problema estomacal

Á. G.

El futbolista se volvió a caer casi a última hora de la convocatoria para el duelo frente al Leganés. No entrenó durante las primeras sesiones de la pasada semana a causa de un problema estomacal que ya impidió su presencia sobre el césped en el estadio Heliodoro Rodríguez López –sí que permaneció en el banquillo al haber viajado con el resto de la expedición– y cuando parecía que estaba disponible, como así reconoció el propio cuerpo técnico el viernes, recayó de esta dolencia.

Cuyo origen concreto, de momento, se desconoce. El sábado, el último día antes de recibir al cuadro madrileño, ya no entrenó con el grupo después de sentirse mal durante la jornada anterior. Este contratiempo, por su reiteración, ya es algo que preocupa porque terminó el penúltimo ensayo y «se empezó a encontrar otra vez fatal. De estar convocado pasó a estar fuera de la citación», aseguró Lolo Escobar una vez finalizado el choque de ayer.

Tal es así que «a principios de esta semana se someterá a pruebas» con el fin de esclarecer el motivo de este problema. «A ver si tenemos suerte, se recupera bien y no sufre nada importante porque ya lleva una semana con ello y es un poco preocupante», indicó el preparador extremeño sobre un jugador que por segundo encuentro consecutivo no pudo ayudar al equipo.

Llamado a tener un papel igual de importante que otros muchos miembros del plantel, el palentino no tiene la continuidad deseada por él y el cuerpo técnico, ahora por una dolencia de carácter gástrico, que ya el anterior fin de semana le provocó «vómitos cuando comía algo», se apuntó entonces.

Tanto él como Riquelme, que también esta semana (martes o miércoles) pasará en su caso las pruebas PCR para determinar que el coronavirus ya es pasado, fueron las dos ausencias de la convocatoria, en ambos casos de forma obligada, al igual que ocurrió ante el Tenerife siete días atrás.

Imanol se retiró con molestias

Quien sí pudo participar, pero no pudo acabar la contienda fue Imanol García de Albéniz. En la recta final del partido, se dispuso a lanzar una falta a pierna cambiada al aprovechar su golpeo de zurda y, acto seguido, se quedó sentado sobre el césped con una mano en el aductor de la pierna izquierda en medio de visibles muestras de dolor.

No terminó el duelo. Avisó al banquillo que no podía seguir. Dio la sensación de haberse roto. El Mirandés había realizado ya las cinco sustituciones, lo que motivó que los de Anduva acabaran el partido, los instantes finales, con un futbolista menos que el contrario.

Aún es pronto para saber si sufre un contratiempo de gravedad. Se está a la espera de los exámenes médicos a los que se someterá estos días para conocer si podrá ser de la partida, en concreto, en el próximo compromiso en Burgos.