Gelabert pide perdón a equipo y afición tras ver sus dos primeras tarjetas de la temporada

A. G.

«Quiero pedir perdón al equipo y a la afición por la expulsión, pero lo importante son los tres puntos y el gran trabajo del equipo una vez más». Con este mensaje, César Gelabert quiso exteriorizar su preocupación por haber tenido que dejar el terreno de juego a falta de 40 minutos para el final con victoria de los rojillos sobre la Ponferradina por 2-1 y, al mismo tiempo, su alegría por el nuevo triunfo obtenido por un conjunto que avanza en puntos, puestos en la tabla y sensaciones.

Gelabert dejó apesadumbrado el rectángulo de juego, consciente de que se trataba de un partido importante, después de que el colegiado valenciano Caparrós Hernández le mostrara la segunda cartulina amarilla, que se convirtió por lo tanto en roja, en el minuto 52 del encuentro que acogió Anduva este pasado sábado.

El centrocampista recibió la segunda amonestación en el 29 por «derribar a un contrario en la disputa del balón de manera temeraria». En el 52, fue objeto de la misma atención del colegiado por «simular haber sido objeto de infracción». En este caso, dentro del área.

Al margen del distinto rasero que se emplea por parte de los jueces de las contiendas porque no todas esas acciones son sancionadas con el mismo castigo, lo cierto es que el palentino vio este fin de semana sus dos primeras tarjetas amarillas de la temporada.

Un hecho que acarrea suspensión y que le impedirá jugar en La Romareda frente al Zaragoza el próximo día 8 de enero. Otro choque señalado en rojo en el calendario, al margen del atractivo que supone siempre visitar la capital aragonesa porque es un adversario que se sitúa cerca del Mirandés en la clasificación.

Ni el cuadro jabato ni el '10' en particular se prodigan en este tipo de acciones. Solo hay un futbolista que ha llegado a cinco amonestaciones en toda la primera vuelta (Navas).