Riquelme, que celebra su gol ante Las Palmas, podría incorporarse la próxima semana. / Avelino Gómez

Gelabert está disponible y Riquelme es la única baja

El futbolista cedido por el Atlético está bien de salud y espera a las PCR de la próxima semana; el palentino se ha sumado a los últimos ensayos

ÁNGEL GARRAZA

La primera plantilla mirandesista realizará hoy en las instalaciones de Anduva el entrenamiento definitivo con vistas a ultimar la visita mañana del Leganés. A falta de esta sesión matinal, el cuerpo técnico podrá echar mano de 20 jugadores que son los que, salvo contratiempos de última hora, podrán ir convocados al duelo de este domingo.

Todos, a excepción de Riquelme. Lo más importante es que el futbolista se encuentra bien de salud, pero deberá esperar a la próxima semana para incorporarse al grupo. Tras dar positivo por coronavirus el viernes de la semana pasada, no pudo viajar a Tenerife y entrar en la convocatoria para el anterior encuentro.

Debe guardar los diez días de confinamiento y, acto seguido, someterse a las pruebas PCR el próximo martes o miércoles. Si da negativo y todo transcurre con normalidad, se podrá sumar al colectivo tras la semana larga de obligado descanso que ha tenido que pasar. Hay que esperar para contar con el futbolista cedido por el Atlético de Madrid.

Una incidencia que no se ha traducido en más casos en la plantilla. El Mirandés, por desgracia, tiene negativas experiencias en este sentido. Una vez que se confirmó que el joven jugador rojillo no tiene consecuencias más graves que la de tener que permanecer aislado, se confirmó que los demás compañeros habían dado negativo. Era lo que se preveía.

«La semana ha ido bastante bien», confiesa al hilo de esta cuestión Escobar. Con la preocupación que tiene el club, que ha puesto todos los medios a su alcance para que no vaya a más y con la realización de pruebas, todo ha ido perfecto. Todos están bien», indicó, tal y como se ha podido comprobar en los sucesivos ensayos que se han ido desarrollando en las instalaciones.

Entre ellos, Gelabert. El efectivo rojillo que se comprometió por dos temporadas con el club de Miranda se cayó a última hora del once inicial contra los insulares. «No podía comer nada, estaba bastante mal del estómago y todo lo que comía lo vomitaba». Iba a jugar el domingo, pero se tuvo que quedar fuera a última hora porque él sí que se desplazó con el resto de la expedición a la isla.

El exfutbolista del Real Madrid no pudo participar con el colectivo durante los primeros días de la semana, pero ya ha intervenido en las últimas pruebas de esta semana. Se confirma que, en principio, está disponible para la próxima cita dominical una vez que ha superado los problemas gástricos que sufrió y que le dejaron fuera y sin jugar en la sexta jornada de liga.

Está en condiciones, al igual que el resto. Todos están listos a falta de la última sesión de esta mañana. «No hay ni tocados. Todos están muy contentos porque siempre es así cuando se afronta un nuevo encuentro después de haber obtenido una victoria», se lanza por parte del inquilino del banquillo.

Sin problemas con la hora

Son muchos los jugadores rojillos que debutan en el fútbol profesional, donde ya es sabido que los horarios no guardan mucha relación con los del resto de categorías. Mañana se juega a las dos de la tarde. No pasa nada. No hay problema

«En esta guerra de guerrillas en la que nos vemos envueltos, lo aceptamos; que hay que jugar a las dos, pues a las dos; que se lesiona un jugador, no pasa nada, el equipo se crece. Aceptamos todas las dificultades. Desde que se llega aquí, el mensaje que más se repite en todas las esferas del club es que hay que adaptarse cuanto antes y no va a ser un problema. Va a perjudicar más a los que llevan cien partidos en Segunda que a nosotros».