El futbolista está ya en Miranda para avanzar con los ejercicios físicos. / CDM

Gelabert adelanta su vuelta para ejercitarse en Anduva

Sigue la recuperaciónen el gimnasio seis meses después de romperse el cruzado; aún le queda para entrenar con el grupo

ÁNGEL GARRAZA

César Gelabert se ha incorporado antes que el resto de compañeros a la actividad en Anduva. Si el delantero Simón Moreno ya se ejercita sobre el césped en solitario bajo la supervisión del nuevo preparador físico, Luis Prieto, también consta la presencia del mediapunta en las instalaciones para desarrollar trabajo físico en el gimnasio. En los últimos minutos, también pisó el verde.

Son los dos futbolistas con contrato que se encuentran lesionados. Ambos se recuperan prácticamente de la misma lesión, la temida rotura del ligamento cruzado, aunque la diferencia entre ellos estriba en que hay dos meses de diferencia. Porque si el de Huelva cayó en Zorrilla ante el Valladolid el día 6 de noviembre, el palentino se lesionó sesenta días después, el 5 de enero con motivo del choque de Copa ante el Rayo Vallecano en Anduva.

De ahí que quien tiene la recuperación más avanzada es Moreno, que ya trabaja sobre el verde. De hecho, al final de la temporada pasada lo hacía al margen del grupo en los anexos.

Lleva ocho meses fuera del trabajo grupal. La intención reside en que pueda empezar la próxima semana la pretemporada al igual que el resto de la plantilla ya confirmada. De momento, con solo ocho efectivos más.

Ese es el objetivo: aprovechar el inicio de la programación tras las vacaciones estivales para sumarse con 'relativa' normalidad, habida cuenta de que gran parte del resto de jugadores llevará casi mes y medio de descanso si se tiene en cuenta que el Mirandés cerró la temporada el pasado 27 de mayo y volverá el 11 de julio.

Gelabert, en principio, deberá esperar algo más. De momento, avanza en Anduva, lo que siempre es importante pero, salvo sorpresa, no iniciará la pretemporada al mismo ritmo que los demás futbolistas. Acumula seis meses fuera de los terrenos de juego y el reto es progresar en el capítulo físico con el fin de estar lo antes posible a las órdenes del cuerpo técnico de Joseba Etxeberria.

Mejorar resultados

Todo ello con vistas a que su segunda temporada en el equipo mirandesista sea más fructífera de lo que fue la primera. Se perdió la segunda mitad de la campaña y en la primera, contratiempos físicos y problemas estomacales le impidieron disfrutar de una mayor continuidad, la que tanto él como la afición desean.

El palentino, de 21 años, tan solo pudo participar entre la Liga y la Copa en 19 encuentros; únicamente en 9 lo hizo como titular. Completó, jugó los 90 minutos, un solo partido. Un escaso bagaje para un futbolista que llegaba con la vitola de jugador importante para el equipo y que pretende recuperar el tiempo perdido a causa de las lesiones y otras dolencias.

Ya está en Anduva y quiere avanzar. Es uno de los jugadores que mantiene contrato en vigor al haber firmado el pasado verano por dos temporadas. Cumplirá la segunda, la que todos confían que sea la de su explosión sobre el verde.