El entrenador Lolo Escobar y el director deportivo, Chema Aragón, conversaban tras el encuentro. / A. Gómez

«Había que ganar sí o sí en Anduva»

Escobar se queda con que «defendimos mejor» y con «la espectacular reacción del equipo tras el descanso, que ha salido a comerse al Lugo»

ÁNGEL GARRAZA

«El grito cuando me he vuelto hacia la grada era porque mi equipo necesitaba una victoria en Anduva. Han sufrido para conseguirla y hay que estar muy contentos por ellos. Este partido había que ganarlo sí o sí, lo hemos ganado y se ha hecho bien». Lolo Escobar puso en valor lo que supone amarrar los tres puntos que se jugaban anoche en Miranda y que se quedaron en el casillero del bloque local para satisfacción de todo el mirandesismo.

«Me quedo con que el equipo me ha vuelto a dar muy buenas sensaciones, no se ha vuelto a rendir. Ha habido momentos de buen fútbol y en la primera parte hemos tenido ocasiones muy claras. La reacción tras el descanso ha sido espectacular, han dado el grito como si fuera el principio del partido y he pensado que 'la segunda parte va a ser buena' y así han salido: muy bien, muy positivos y pensando en que podían dar la vuelta al resultado. Eso es lo que hace quitarme el peso de encima, que otra vez he visto que se sigue hasta el final».

El preparador extremeño remarcó que «a pesar de la atmósfera existente, de que no podíamos fallar otra vez en Anduva y de que es jodido soportar la tensión para gente tan joven, hemos podido superar el partido, hemos sabido sufrir y esto, al final, sirve de experiencia para los jugadores así que me alegro mucho por ellos».

No solo el míster se liberó y se quitó un peso de encima sino que hay futbolistas que dieron un paso hacia delante; en la línea positiva que siguió ante el Lugo la mayoría del conjunto, Riquelme hizo un notable partido, con participación en los tres goles; Camello hizo dos y batalló como nunca para iniciar la presión sobre el contrario, Álex López protagonizó su mejor encuentro como rojillo y, en general, se elevó el nivel del colectivo en un duelo que jugó con mucha más intensidad que en ocasiones precedentes en Anduva.

«Cuando ves cómo entrenan piensas que vuelan y como anímicamente no les ves mal, sabes que en cualquier momento va a llegar el resultado, la victoria en Anduva, que rompa Camello la dinámica de no marcar tras muchas jornadas y todo lo positivo que se ha visto hoy, pero es que eso es fruto del trabajo semanal», defendió el inquilino del banquillo rojillo.

Escobar cree que «tampoco hemos concedido tanto en defensa para conseguir ellos dos goles. Ha habido días en los que nos meten catorce remates, pero esta vez era más la sensación de peligro que teníamos todos: el estadio, la afición, los jugadores, todos, que la sensación de peligro real que ha habido. Nos han obligado a hacer tres goles, sí, pero creo que el equipo ha defendido mejor que otros días en casa».

Aunque su intención era ir a resultados cortos como local, no pudo ser esta vez. Al menos, se ganó aunque fueron necesarios tres tantos para vencer. Es lo habitual en casa para que la afición rojilla salga contenta. «Es un rival que a balón parado es brutal», respondió Escobar.

Recalcó que «es un vestuario feliz. Llevo viendo vestuarios desde los seis años y no he visto uno igual que este, en las buenas y en las malas. Lo celebró con la afición después como se merece».

Acerca de la lesión de Odei, que tuvo que abandonar el terreno de juego en el minuto 40 del primer periodo, «hay que hacerle pruebas, vamos a esperar a ver lo que tiene, pero sí que parece que para Valladolid no va a estar». Será baja para el sábado.