Rúper, Centrocampista del Tudelano

«Firmo ya la salvación del Tudelano y que suba el Mirandés; sería un alegrón»

Rúper se quedó al borde de los 200 partidos oficiales como rojillo (194), pero dentro de dos días será rival. /A. G.
Rúper se quedó al borde de los 200 partidos oficiales como rojillo (194), pero dentro de dos días será rival. / A. G.

El excapitán rojillo conoce a la perfección al equipo de Jiménez, «no así su balón parado de ahora», pero recalca que «al final, juegan once contra once»

ÁNGEL GARRAZA

s la primera vez que Roberto López, más conocido por Rúper, se medirá al Mirandés tras dejar el equipo rojillo a finales del pasado mes de enero después de pertenecer durante cinco temporadas y media al club de Miranda. Se quedó al borde de los 200 encuentros oficiales como mirandesista (194 entre la Liga, la Copa y la Copa Federación). Su objetivo el domingo va a ser ganar al que ese día será su rival, porque es su obligación, pero no puede ocultar que su corazón también es rojillo.

– ¿Qué tal por Tudela?

–Bien, bien, ahí estamos, luchando cada semana. Contento.

– El Tudelano va hacia arriba en esta segunda vuelta. Una reacción que coincide cuando ha llegado Rúper al equipo navarro...

–El equipo va poco a poco hacia arriba. Lo que pasa es que la primera vuelta fue tan mala que cuesta salir de ahí. Creo que en esta segunda se están haciendo las cosas bien; el otro día empatamos a uno en Zubieta, dimos un larguero, fallamos un penalti y nos empataron faltando cuatro minutos. Ganamos al Logroñés, estamos en una buena dinámica, pero tenemos que seguir así hasta el final de temporada porque aún no hay nada hecho y aunque estamos fuera del descenso, todavía estamos muy cerca.

–Es ya una pieza importante allí. ¿Necesitaba sentirse así?

–Sí, al final lo que se pretende es jugar cada domingo, sentirte involucrado e importante en el equipo y aquí lo estoy consiguiendo, estoy jugando habitualmente de titular y satisfecho. Si no puedes jugar en un sitio pues hay que intentarlo en otro. Conocía al vestuario, hay jugadores con los que he coincidido y la verdad es que estoy contento.

–Eligió Tudela tras dejar el Mirandés. ¿Para estar cerca de casa?

–Sí, al marcharme de Miranda al menos hasta junio quería quedarme cerca de casa. También me llamaron de otros sitios, el Real Unión, pero no creía conveniente irme ahora lejos. Me decanté por Tudela.

–Los objetivos en Miranda y en Tudela son distintos. ¿Cuesta adaptarse al principio?

–Sí que son diferentes porque en Miranda luchas por ascender y aquí por no bajar aunque el Tudelano tiene un buen equipo, para estar más arriba. Pero es que con la primera vuelta que se hizo hay que optar a otros objetivos distintos de los que se marcaron al principio de temporada. Sin embargo, al final todo es fútbol y estamos en este cometido.

–La despedida de la afición rojilla fue emotiva, luego mediante una carta...¿Muchos recuerdos tras cinco temporadas y media en el club?

–La despedida en Anduva fue una sorpresa. No sabía que Kijera y varios compañeros me hicieran saltar al campo para acudir donde están los Jabatos y la Grada de Animación. Se me saltaron las lágrimas porque son muchos recuerdos en el Mirandés, te vienen muchas cosas a la cabeza, muchas alegrías, otras no tanto, pero va a ser inolvidable.

–¿Con qué nos quedamos de todo este tiempo en el Mirandés?

–Bueno, al final me tocó salir de allí. En Miranda he dado siempre todo lo que llevaba dentro, creo que lo he hecho bien. Estoy muy contento de haber estado allí y siempre va a ser mi casa. De hecho, hace poco fui con unos compañeros para tomar algo y todos los recuerdos son buenísimos.

– ¿Sigue manteniendo contactos en Miranda?

– Sí, sí. Con Kijera casi he estado seis años, son muchos años y al final haces una amistad. También tengo buena relación con Paris, con Galder (Cerrajería), que he estado menos con él, pero hice buenas migas, con Odei, Claudio. Es normal que tengas amigos y que de vez en cuando les llames y quedes con ellos.

– Al margen del tópico, es evidente que el del domingo va a ser un partido especial para Rúper...

–Sí, se me va a hacer extraño estar en el otro lado. Son casi seis años, muchos, y no es fácil enfrentarse ahora al Mirandés. Normalmente, no pasas tanto tiempo en un sitio, acabas antes, pero yo sí pude estar más y si estoy en el once inicial va a ser raro no vestir esa camiseta. Pero es una etapa que se acabó, sí que me hubiera gustado que habría sido de otra manera, pero ahora me toca defender al Tudelano para que esta ciudad siga perteneciendo a Segunda B.

– Allí hay una pequeña 'colonia' de exrojillos. ¿Qué se comenta de este partido?

–Sí, estamos Ion Vélez, Álvaro Corral, que ahora es el preparador físico, Néstor Salinas y yo. Ya el miércoles empezamos a trabajar sobre el partido para ver dónde podemos atacar y hacer daño al Mirandés. Estamos unos cuatros que hemos pasado por Miranda y siempre se comenta algo.

– Si alguien conoce a la perfección al Mirandés ese es Rúper. ¿Ayuda esto o cada encuentro es diferente y por mucho conocimiento que haya del rival no sirve de mucho?

–Jejeje, sí que conozco al Mirandés, a los jugadores y la forma, más o menos, de jugar que tiene. Pero desde el mercado de invierno no estoy allí y, por ejemplo, el balón parado y la estrategia ya no lo tengo controlado. Al final, juegan once contra once y nuestra labor será intentar incomodar al Mirandés, hacerlo con nuestras armas porque somos conscientes de que no va a ser un partido fácil porque se trata de un gran equipo y vamos a ver si aprovechamos la ocasión que tengamos.

Diferente a la primera vuelta

–¿Qué Tudelano se verá este fin de semana?

–Creo que será diferente al que se vio en Miranda en la primera vuelta. Cuando fueron allí no estaban en una dinámica demasiado buena y ahora, sí que es más positiva. El equipo es más regular, se encuentra bien y va a más. Trataremos de que ellos no estén cómodos, hacer nuestro juego y amarrar los puntos en nuestra casa, que nos hacen mucha falta.

–¿Firmamos la salvación del Tudelano y el ascenso del Mirandés?

–Jajaja, pero ahora mismo lo firmo. ¿Dónde hay que hacerlo? Ojalá que el Tudelano se salve y que el Mirandés suba a Segunda. Sería un alegrón que permaneciese otra temporada el equipo en Segunda División B y ver al Mirandés el año que viene en Segunda División.