Ponferradina y Lugo, dos de los tres próximos adversarios de los rojillos, se enfrentaron el domingo en El Toralín (1-0). / SD Ponferradina

Un final y principio de año ante tres rivales directos

Recibirá en la Liga este sábado a la Ponferradina, arrancará 2023 ante el Zaragoza el día 8 de enero y jugará frente al Lugo la semana siguiente

ÁNGEL GARRAZA

Con razón decía Joseba Etxeberria antes de medirse al Racing que era uno de los momentos claves de la temporada y, por lo tanto, del futuro del Mirandés. Hacía referencia al duelo ante el cuadro cántabro, así como al de este sábado frente a la Ponferradina. Si bien, aunque todos van a ser trascendentales hasta que acabe el campeonato, en el horizonte cercano se atisban otros dos partidos que pueden marcar el devenir del equipo y que, de lograr resultados óptimos como los conseguidos en las últimas semanas, podrían presentar un horizonte despejado.

El conjunto de Anduva recibirá a la Ponferradina este sábado, un duelo que dará comienzo a las 16.15 horas y con el que cerrará 2022 en cuanto a la competición de la regularidad se refiere porque el martes, 20, visitará al Intercity pero para disputar la segunda ronda copera a las siete de la tarde de esa fecha.

Los bercianos son los que marcan, a día de hoy, la permanencia en la categoría de plata con 21 puntos, dos menos que los mirandesistas, y tres por encima del descenso, que ahora señala el Racing tras caer el domingo frente al Mirandés. Ni que decir tiene que este próximo encuentro que acogerá Anduva aparece cargado de relevancia para unos y otros, en el caso de los jabatos para mantener una trayectoria al alza sumando puntos y escalando posiciones para alejarse lo máximo posible del pozo.

Arrancará 2023 con un duelo del KO (la semana del 3 de enero) si es que elimina a los alicantinos a partido único, a disputar a domicilio dentro de seis días. Si no fuera así, empezará el nuevo año en materia futbolística con la visita, ya en la Liga, que realizará a La Romareda para medirse con el Zaragoza el domingo, 8 de enero, también a las cuatro y cuarto de la tarde.

Los maños tienen solo dos puntos más en la clasificación. Figuran en la decimocuarta plaza (el Mirandés es decimoséptimo) y, a estas alturas de campeonato, se trata de un rival directo para eludir el descenso a Primera RFEF. De hecho, el cuadro blanquillo lleva gran parte de la temporada instalado en las posiciones inferiores de la tabla. A la capital aragonesa será la próxima salida que efectuará para jugar el torneo doméstico.

El mismo horario

Es al que parece abonado el equipo de Miranda los tres próximos compromisos porque es el mismo que se ha fijado para recibir al Lugo siete días después, el domingo, 15 de enero.

El cuadro gallego es antepenúltimo clasificado con 18 puntos, cinco menos que los de Etxeberria. Al igual que éstos, no ha podido abandonar estos puestos a lo largo de la campaña y salvo sorpresa, estará inmerso hasta el final en la pelea por evitar caer a la categoría inferior.

Tres partidos, en definitiva, de indudable importancia, que marcarán el futuro de un Mirandés que tiene la oportunidad de poner más tierra de por medio con los cuatro últimos clasificados. Están marcados en rojo porque, como dice el míster elgoibarrés, «valen más que tres puntos».