El filial debuta con un triunfo ante uno de los favoritos al ascenso en la Tercera RFEF

Á. G.

Mirandés B: Aritz; Manrique, Sanchís, Oier, Fer Villar; Olguín, Adrián (Asier, m. 73), Erik, Santo (Guichard, m.78), Facu (Hoyos, m. 66) y Cherta.

Arandina: Paisa; Ruby, Fer, Adame, Vitolo, Álex, Mario, Zazu, Santa, Ayoub y Del Rincón. También jugaron Lozano, Mbonami, Posada, Rojas y Aboulaye

Goles: 1-0, m. 7: Erik; 1-1, m. 75: Santa; 2-1, m. 84: Asier.

Árbitro: El burgalés Gámez Illera amonestó a Villar y a los dos técnicos visitantes.

Incidencias: Ence. Asistió el entrenador del primer equipo, Lolo Escobar.

El Mirandés B ganó 2-1 y los tres primeros puntos se quedaron en Ence ante la Arandina, uno de los conjuntos llamados a pelear por el ascenso o, al menos, por meterse en el 'play off'.

Logró muy pronto el primer tanto oficial de la temporada. En el minuto 7, Erik Rafael se aprovechó de una mala salida de balón del rival y de un rechace en el área para batir al portero visitante. Bien empezaba el duelo.

El partido era disputado, con predominio de los ataques sobre las defensas, aunque en el primer periodo no hubo más tantos. Un disparo de Adrián, una buena asociación entre Facu y Erik, que abortó la defensa y un envío al que no llegó por muy poco Olguín fueron los acercamientos más peligrosos de los locales.

Los blanquiazules también se acercaron y obligaron al guardameta Aritz a intervenir como cuando tuvo que despejar a una mano un peligroso envío de Ayoub. Del Rincón no supo rematar de forma correcta en una situación inmejorable en la recta final de los primeros 45 minutos.

Erik no pudo empalmar en el segundo tiempo y Vitolo lanzó el cuero al poste en la ocasión más clara de los arandinos al chutar desde fuera del área.

La igualada llegó cuando habían transcurrido 75 minutos. Santa se deshizo del cancerbero en el mano a mano después de superar a los centrales para definir de la mejor forma posible.

El tanto espoleó a los de Aranda, que cerca estuvieron de adelantarse por medio de Ayoub. Su lanzamiento se marchó fuera. No marcaron y en el 84, tras un despiste de la zaga foránea, Asier, que llevaba pocos minutos sobre el césped, anotó de cabeza la segunda diana para los locales.

El filial tenía que aguantar la renta, en peligro porque estuvo a punto de introducir el balón en propia puerta la defensa local. En la jugada siguiente, la Arandina reclamó un penalti. Pero el marcador ya no se movería.