Borrar
El técnico malagueño quiere que los suyos hagan un buen partido de despedida en casa. Laliga
Fernández no quiere que el Albacete se relaje en el partido con el Mirandés

Fernández no quiere que el Albacete se relaje en el partido con el Mirandés

El técnico malagueño incide en que tanto la afición como el jugador mrecen una despedida «brillante» de la temporada en casa

Toni Caballero

Miranda de Ebro

Sábado, 25 de mayo 2024, 00:03

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Albacete Balompié afrontará mañana su partido ante el Club Deportivo Mirandés, un choque que servirá para despedir la temporada regular en el Carlos Belmonte, celebrar la permanencia ante su afición y brindar honores a Manu Fuster que, tras cinco temporadas en el club manchego, anunciaba esta semana que su relación con el Alba termina aquí para emprender un nuevo proyecto en Primera División la próxima temporada.

A pesar del ambiente festivo que se vivirá en el Belmonte, el cuadro local no quiere obviar que el rival se juega la vida, pues gran parte de las opciones de permanencia de los rojillos en Segunda pasan por conseguir un buen resultado en las tierras manchegas. Por ello, el Alba debe competir de forma profesional, sin relajaciones, y así lo quiere Alberto González, tal y como reflejó en rueda de prensa tras obrar el milagro de la permanencia.

El último partido de la temporada en el Carlos Belmonte llega con dos contextos diferentes para los locales: la celebración de la permanencia y la despedida de Manu Fuster. Dos situaciones que confluyen en la intención de los locales, que quieren decir adiós de forma «brillante» en ambos casos. Y es que Alberto González, el mister malagueño, no concibe, pese a la consecución de la salvación con los blancos otro escenario que ganar mañana frente a su parroquia.

«Será un día especial para Manu Fuster y para el Albacete. Es su último partido de una etapa brillante en esta ciudad. Ha dado mucho, la gente ha disfrutado de él y él de la gente. Son de esas despedidas que gustan», reconoció el entrenador.

En este sentido, añadía, «gusta entrenar a jugadores como Manu. Marca diferencias en ciertas cosas. Es muy desequilibrante en el juego, tiene mucha incidencia. Es difícil encontrar jugadores con tanta influencia en el juego. Desde la personalidad entiendes esa incidencia que tiene. Es un chico normal, sin grandes alardes, pero muestra su personalidad desde el juego. Se transforma compitiendo».

Por otra parte, frente a la intensa semana de entrenos que ha vivido el Mirandés, el Alba se encuentra inmerso en «una semana de celebración. Se ha cumplido el objetivo. Esta semana ha podido costar más estar totalmente focalizado. Pero la gente se va concienciado de la importancia del partido, de acabar bien con nuestra gente, de lo que supone a nivel clasificatorio. Sabemos lo que significa para nosotros y nuestra gente», indicó.

Por último, el preparador reiteró que «tiene que servir de aliciente y motivación. No es lo mismo una despedida haciendo un partido brillante a que no se hagan las cosas bien y sea menos brillante para los que se despiden. Y para los que quieren disfrutar de su equipo».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios