Silvia Sedano, Arianna Carralero, Marcelino Maté, María Perrino y José Ángel Peález, en la presentación. / E. C.

La Federación regional quiere ampliar licencias e instalaciones y potenciar el fútbol femenino

Incluye en el plan estratégico hasta el año 2024 avanzar en la formación, así como en la digitalización de partidos y competiciones

ÁNGEL GARRAZA

Miranda cuenta con 24 equipos de fútbol base en las competiciones de Castilla y León, repartidos entre el Casco Viejo y el Mirandés Promesas, después de que el club rojillo absorbiera lo que es la gestión deportiva de los conjuntos de La Charca. Es la representación local, amplía, en el ámbito de una Federación de Castilla y León (FCyLF) que, como otros órganos autonómicos futbolísticos de igual rango, ha presentado su plan estratégico hasta el año 2024.

«La vertiginosa transformación social y tecnológica en la que nos encontramos arrastra y toca todos los ámbitos de la vida, también el fútbol. La Federación de Castilla y León trata, como viene siendo seña de su identidad y de su trabajo, de avanzar conforme a los tiempos, escuchando las necesidades de sus afiliados con el objeto de aportar sus recursos para la mejora de las diferentes áreas», subrayó el presidente, Marcelino Maté.

La FCyLF tendrá un cuenta un aspecto primordial que afecta a la región, como es que «la tasa de crecimiento vegetativo no cesa en negativo, cuestión de relevancia en nuestras propias estadísticas deportivas». A ello se suman las consecuencias de una pandemia que ha influido, también, de forma negativa.

Por todo ello, un aspecto primordial que se recoge en el plan reside en «aumentar el número de licencias». Es el primer objetivo. El último dato que consta hace referencia a la temporada 2018/19, cuando existían en la Comunidad 46.362 fichas. Es de prever que hayan descendido por los motivos ya señalados.

Aquí tiene cabida la intención de potenciar el fútbol femenino. A través de las siguientes medidas: mediante jornadas de fútbol femenino alevín, el reimpulso de las ligas provinciales femeninas tanto de fútbol como de fútbol sala subvencionando kilometraje y la introducción de campañas de promoción del fútbol femenino en los colegios.

Además de este primer reto, se apuesta por mejorar el capítulo de instalaciones, así como potenciar la captación de árbitros en todas las provincias, planificar una competición de veteranos, programar unas jornadas de fútbol para personas con diferentes capacidades y conseguir un campo propio de la Federación de Castilla y León o en gestión exclusiva. Incluyen destinar parte de las compensaciones económicas por patrocinios de competiciones a los equipos participantes.

El apartado formativo es otro de los pilares sobre los que se sustenta el futuro del fútbol regional a nivel federativo con la formación de los empleados, la regularización de la formación de los entrenadores o la puesta en marcha de congresos nacionales.

Avanzar en la digitalización es un paso más a acometer. Se contempla la aplicación de resultados en tiempo real en todas las categorías (año 2022); la publicación de partidos en el portal web con herramienta de 'scouting' gratuitas para entrenadores (corte automático de acciones del encuentro para visualización y análisis, para el año 2023); y digitalizar el trabajo y reuniones de la Federación para ahorrar papel y plástico.

Es la hoja de ruta hasta 2024, una vez analizado el estado actual del fútbol en Castilla y León y siguiendo la metodología de la Española y la UEFA.