Mirandés y Racing siguen trayectorias opuestas en el epílogo de los partidos

Fatídicos instantes finales

El Racing venció al Mirandés con un gol en el minuto 93 y los dos siguientes encuentros los han ganado los verdiblancos con dos tantos de penalti en el 88. /A. G.
El Racing venció al Mirandés con un gol en el minuto 93 y los dos siguientes encuentros los han ganado los verdiblancos con dos tantos de penalti en el 88. / A. G.

Mientras los rojillos perdieron 5 puntos en Santander y Barakaldo tras ir ganando, el líder consiguió los 9 últimos al borde del minuto 90 o en el tiempo añadido

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

Propósito de enmienda y trabajo para intentar que la situación no se vuelva a repetir ante compromisos venideros es el deseo de la plantilla tras comprobar que podía haber sumado los seis puntos en dos de los recintos más complicados de la categoría, como son El Sardinero y Lasesarre, pero que solo se llevó uno tras caer en los compases finales de los partidos ante el Racing y el Barakaldo. Todo lo contrario que le sucede al líder, que ha podido aumentar su ventaja a nueve puntos tras doblegar a sus adversarios en los minutos 88 e, incluso, 93.

El Mirandés había pasado la barrera del minuto 80 por delante en el marcador en un Lasesarre que se encontraba en muy mal estado. Se trataba de un triunfo importante tanto por el rival, situado en 'play off', como por el hecho de que el terreno de juego no se encontraba en las mejores condiciones para jugar. Lo que aportaba más mérito todavía a la victoria. Pero el Barakaldo, en dos fallos muy puntuales, logró primero el empate en el 81 y, después, mantener las tablas tras desperdiciar los de Jiménez la ocasión más clara de un partido en el que escasearon las oportunidades ante el marco contrario.

Se quedaron los rojillos sin dos de los tres puntos que tenían amarrados. Fue una situación, en cierta forma, similar a la que se experimentó en El Sardinero quince días antes una vez que se colocaron con 1-2 a favor en casa del líder. Sin embargo, en los minutos 84 y casi ya 93 los verdiblancos voltearon el marcador y se quedaron con el triunfo, también ante la falta de contundencia en labores defensivas. Ni se lo creían.

Esos tres puntos obtenidos por los de Santander se suman a los otros seis que han sumado, de manera consecutiva, de una forma similar. Ante el Mirandés consiguieron en el minuto 93 el tanto del triunfo, pero es que este pasado domingo el marcador de El Sardinero registraba tablas a un gol frente al Izarra y en el minuto 88 el árbitro de turno señaló una pena máxima a favor de los locales, que se encargó de transformar Rivero para poner el 2-1 definitivo y añadir tres puntos al casillero.

Nada nuevo. Porque se ha repetido en varias ocasiones más. Sin ir más lejos, siete días antes. Los verdiblancos visitaban Gobela para enfrentarse al Arenas. En el minuto 88 el resultado era de empate sin tantos hasta que, de nuevo, el colegiado del partido, indicó el punto de penalti para que el primer clasificado lograra un minuto antes del 90 la diana que le daba la victoria, le permitiera sumar otros tres puntos y mantener, en ese momento, la ventaja de siete con respecto al Mirandés, segundo clasificado.

Sus nueve últimos puntos los ha logrado justo antes de que se cumpliera el minuto 90 o ya en la prolongación. El conjunto rojillo, en dos de esos tres últimos envites (ante Racing y Barakaldo) solo contabilizó uno. En total, lleva cinco en la segunda vuelta si se cuentan los tres frente al Durango y la igualada cosechada contra el Izarra.

Su máximo rival hasta la fecha por la primera plaza, en cambio, acumula 12 en el mismo tramo. Ahí radica la diferencia después de que el equipo de Miranda se pusiera a tan solo dos puntos de distancia de los cántabros al final de la primera vuelta. El inicio del tramo definitivo de competición ha vuelto a arrojar la diferencia que se registraba en 2018.

Quedan quince jornadas para asegurar la fase de ascenso e intentar alcanzar una primera posición que ahora está a nueve puntos. El domingo será el Langreo, sexto clasificado, el conjunto que visite Anduva y el Racing recibirá al Vitoria en el segundo choque que disputa en su campo de manera consecutiva, esta vez frente a un rival que ocupa plaza de descenso. En la jornada siguiente, el bloque de Jiménez deberá viajar a Gijón para medirse al Sporting B en Mareo y los racinguistas visitarán al ahora colista Durango.

Con el fin de preparar el partido del próximo domingo ante el Langreo, la primera plantilla regresará a los entrenamientos esta mañana, a partir de las 11 horas, en el campo 2 de los anexos. Ayer tuvieron día de descanso y el lunes llevaron a cabo la habitual práctica de recuperación para los que más minutos jugaron el día anterior y más intensa para el resto.

Hoy todos comenzarán a preparar de forma conjunta el compromiso. Por la tarde, está fijado el duelo de ida correspondiente a los cuartos de final de la Copa Federación, a partir de las 19 horas en Anduva ante el Real Unión, y tanto el jueves por la mañana como el viernes y el sábado se sucederán las sesiones, en principio en idéntico escenario y a puerta abierta. Plan que está sujeto a cambios porque algún tramo de las dos últimas no se descarta que se pueda entrenar a puerta cerrada en un Anduva que, eso sí, se pretende mimar al máximo dado que tampoco el rectángulo de juego está para utilizarlo demasiado.

 

Fotos

Vídeos