Rey: «Nos falta esa pizca de suerte en casa»

Álvaro Rey (29 años) participó en los cinco encuentros de la Liga; en dos como titular. /A. G.
Álvaro Rey (29 años) participó en los cinco encuentros de la Liga; en dos como titular. / A. G.

El jugador del Mirandés asegura que «estamos tranquilos porque llegarán las victorias en Anduva»

ÁNGEL GARRAZA

«Al equipo no se le puede pedir nada porque ha hecho tres partidos fuera de casa bastante buenos, incluso ante el Izarra, que se nos fueron los tres puntos en la última jugada. En casa, también lo hemos hecho bien y nos falta esa pizca de suerte que sí hemos tenido a domicilio para meterla, así que nosotros estamos muy tranquilos».

Álvaro Rey, uno de los jugadores que recaló este último verano en la disciplina mirandesista y que ya va dejando retazos de su calidad en los partidos que ha disputado con la elástica rojilla, fue el encargado de transmitir ayer el sentir que existe en el vestuario. Aún no se ha ganado en Anduva, pero las sensaciones son positivas, de ahí que si el equipo transmite de forma continua lo que puso sobre el césped frente al Barakaldo, los triunfos tardarán muy poco en quedarse en Miranda.

«En el último partido creo que ya merecimos ganar», recuerda Rey al hacer hincapié en que «tuvimos muchas ocasiones y el Barakaldo hizo un buen trabajo defensivo. Pero seguro que, a partir de ahora, va a entrar la pelotita». Es lo único que faltó en la última comparecencia de los rojillos ante el conjunto de su hinchada.

La victoria, importante, obtenida en Langreo ante un adversario que no había perdido refuerza la moral del colectivo que dentro de tres días recibirá a otro bloque asturiano, en esta ocasión el Sporting B. «Estamos muy contentos tras la última victoria porque el equipo está bien, en línea ascendente y solo nos queda, por ahora, ganar en Anduva, pero tampoco nos podemos poner nerviosos porque estamos trabajando y jugando bien, así que tarde o temprano llegará el primer triunfo en casa».

De hecho, hay confianza plena en lo que se hace y eso, ya es fundamental para un equipo que se encuentra todavía en fase de rodaje y construcción sobre el campo. «En el vestuario se confía en lo que se está haciendo», reconoce el centrocampista a pesar de que el Mirandés aún no ha encadenado dos triunfos.

«Hemos ido a tres campos de hierba artificial en los tres primeros desplazamientos y hemos sacado siete puntos de nueve, algo que es muy complicado de lograr en esta categoría», expone el futbolista sevillano antes de incidir en que «vamos hacia arriba, el jugador que pone el mister lo hace bien y eso es importante para todos y para llevar la progresión que mantenemos».

Recalca, en este sentido, que aún es pronto para efectuar análisis y valoraciones con una mayor profundidad. «Llevamos pocas jornadas y hay mucho que mejorar por parte de todos; algunos jugadores han venido al término del mercado de fichajes y se están adaptando mientras otros, que han arrastrado alguna lesión, se van sumando. La verdad es que el mister lo tiene complicado para hacer tanto las convocatorias como las alineaciones».

El próximo oponente al que se medirá el Mirandés es el Sporting B, un equipo que compitió hasta el final del anterior campeonato regular por la primera plaza con los de Anduva. No he podido ver todavía nada de este rival, seguro que Claudio nos dirá algo más porque jugó allí, pero los filiales ya sabemos cómo son: jugadores con hambre, jóvenes, rápidos y de calidad, que nos lo van a poner muy difícil».

El andaluz, en cualquier caso, subraya que «estaremos en casa, donde intentamos llevar siempre el peso del partido y se tiene que notar que jugamos en nuestro campo, a pesar de que se trata de un buen equipo, como ya demostró la temporada pasada, cuando jugó el 'play off' de ascenso a Segunda».

Si es pronto para calibrar el auténtico nivel y lo que pueden dar de sí plantilla y cuerpo técnico, también se puede extender este argumento al hablar de la clasificación del Grupo II. «Está todo muy igualado, apenas hay diferencias, lo mismo ganas y te pones primero, que pierdes y eres séptimo. La igualdad es máxima y nosotros solo pensamos en ganar en cualquier campo y rival y mostrar esa ambición que transmite el cuerpo técnico y que quieren también los jugadores».

Es como dice estar en el Mirandés después de que se convirtiera en una de las primeras incorporaciones del mercado estival. «Me siento bastante bien, con confianza, con ganas, el mister confía mucho en mí, estoy feliz aquí y me gusta la forma que tiene el mister y mis compañeros de jugar». Asegura que «me he adaptado perfectamente desde el primer día y cuando el jugador se siente cómodo y bien es mucho más fácil rendir. Pero hay que seguir mejorando porque todavía no hemos hecho nada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos