Etxeberria destacó hace meses la mentalidad «asesina» de Serrano

A. G.

El extremo izquierdo Nico Serrano (19 años, 17 partidos y un gol la temporada pasada con el Athletic) es uno de los jugadores del club rojiblanco que se encuentra en la rampa de salida para ir cedido esta temporada con el propósito de que se acabe de foguear para volver al primer equipo bilbaíno más hecho como futbolista. El Mirandés tiene interés en él, su nombre aparece en la agenda de la dirección deportiva rojilla y también se señala en el Botxo que se ha pedido la cesión al cuadro de Anduva (y la de Petxarroman) para que permanezca a las órdenes de Joseba Etxeberria.

Juegan entre hoy y mañana dos partidos amistosos ante Real Sociedad y Alavés y, probablemente, después de estos dos bolos es cuando el Txingurri anunciará las salidas. Entre ellas la de un futbolista que conoce a la perfección el preparador mirandesista, con quien coincidió en el Bilbao Athletic.

El elgoibarrés se deshizo en elogios sobre el extremo el pasado mes de enero. «Se debe hacer a nivel corporal pero tiene una mentalidad asesina. Absolutamente todo lo que hace va dirigido a hacer daño al rival y eso hay que ponerlo en valor. Cuando coja minutos y se sienta importante va a marcar diferencias por su descaro, por desparpajo, sus ganas de mejorar y por su gran golpeo de balón», dijo entonces.

Nadie duda de que al actual inquilino del banquillo rojillo le gusta Serrano, un jugador que, no se puede pasar por alto, ocupa una demarcación, en la banda y en la parte más ofensiva del rectángulo de juego, donde por ahora no hay ningún efectivo en la plantilla. Habrá un total de cuatro en el plantel.

Se está a la espera. No se descarta que se trate de la primera opción para cubrir ese puesto, de ahí que todavía no haya llegado efectivo alguno para esa posición.

También hay más nombres sobre la mesa para ocupar los costados de la delantera. Aparecen los de Germán Valera, un extremo del Atlético de Madrid de 20 años, y de Hugo Vallejo, del Valladolid, desde donde se reconoce el interés sin que se haya formalizado nada aún (hasta ayer).