David Gallego visitó Anduva este año (en febrero) con el Sporting y hoy lo hará con la Ponferradina. / Avelino Gómez

Etxeberria confirmó que Raúl García «está recuperado; veremos si juega»

El técnico rojillo admitió que hoy «nos jugamos mucho» y su homólogo, David Gallego, cree que no es el mejor momento para visitar al Mirandés

ÁNGEL GARRAZA

La necesidad de ganar como equipo visitante se convirtió en un hecho consumado el domingo pasado en Santander. Ahora toca volver a casa, a Anduva, donde el Mirandés ha firmado sus mejores números, para intentar cerrar 2022 con una victoria crucial para los intereses de los rojillos. Así que tras una semana que ha dejado un botín de siete puntos de nueve, el objetivo es continuar por la misma senda porque, como insiste Joseba Etxeberria, «no hemos hecho nada. Nos jugamos mucho ante un rival directo».

La dinámica del Mirandés es positiva y la Ponferradina llega tras sumar cuatro puntos en dos partidos, lo que ha conllevado su salida del descenso, una circunstancia que a juicio del técnico mirandesista le convierte en un rival «más peligroso».

David Gallego es el entrenador de los blanquiazules desde hace un mes. Esta tarde cumplirá su quinto partido en ese banquillo. Su equipo «ha ganado en intensidad en fase defensiva, repliega ahora más rápido y cuesta hacerles más daño. Es un equipo importante de la categoría, con jugadores de muy buen nivel a pesar de que no hayan empezado bien la temporada».

Tras subrayar la importancia del último duelo tanto de la primera vuelta como del año ante un contrario que está justo por debajo en la tabla, el elgoibarrés animó a la afición «a que nos ayude como siempre lo hace. Cuanta más gente acuda a anduva, eso llega al verde y los jugadores lo sienten».

Uno de ellos, Raúl García, «está ya recuperado» de su lesión en el hombro derecho, según confirmó. «Veremos si juega y nos ayuda, pero estamos muy contentos por la noticia y por recuperar a nuestro máximo goleador, un jugador que marca diferencias en la categoría».

Su homólogo en el bando contrario, por su parte, hizo hincapié acerca de la situación que atraviesan los de León en que «queda muchísimo. El éxito de un equipo es darle normalidad a todo cuando queda tanto tiempo. La normalidad va a sacar tu máximo rendimiento. La duda te genera fallo».

Respecto al Mirandés, considera que no es el mejor momento para enfrentarse a los rojillos. «Por lo que percibo de ellos, es un equipo que está en un excelente momento de juego, con mucha confianza. Han hecho 8 goles en los últimos tres partidos, es el tercero que más remata a puerta y tiene muchísimo talento individual, con mucho desparpajo. Junto a Levante y Las Palmas, los que más tienen arriba. Ahora mismo es un rival muy difícil».

Añadió que «te plantea los partidos al límite. Circula muy rápido y se estructura bien. Como tienen tanto talento te generan muchas dificultades por dentro. Es un rival que nos va a decir cómo estamos a nivel defensivo, pero tiene puntos débiles y ahí tenemos que insistir».

Entiende que el duelo «es un reto que tenemos, pero queremos llevar el partido a nuestro terreno» y lamentó las bajas de sus puntas Derik y Naranjo. «Nos vendrían muy bien en este partido, por su perfil nos penaliza no tenerlos».