Momento en el que Simón Moreno sale en camilla del rectángulo de juego de Zorrilla. / Prensa2

A la espera de la resonancia a Simón

Hoy se conocerá el resultado del examen sobre la dolencia que sufre en la rodilla derecha tras someterse ayer a la prueba médica

ÁNGEL GARRAZA

Pendientes del resultado de la resonancia magnética que determinará el alcance real de la lesión que sufre Simón Moreno en la rodilla de su pierna derecha. Hoy se dará a conocer. El futbolista del Mirandés se perderá, de momento, el choque del próximo fin de semana frente al Huesca y aunque siempre existe un hilo de esperanza, las sensaciones no eran precisamente buenas hasta este martes. No se descarta que padezca una lesión de gravedad y la tan temida rotura del ligamento cruzado aparece entre las opciones.

El jugador rojillo se sometió ayer a la prueba, una vez que le bajó la inflamación en la zona afectada después de resultar lesionado en el minuto 65 del encuentro que jugaba el Mirandés en el estadio José Zorrilla frente al Valladolid.

El atacante mirandesista cayó desequilibrado tras protagonizar un encontronazo con Nacho. Permaneció tendido sobre el césped hasta que el colegiado paró el partido después de observar que el onubense no se recuperaba y que, por el contrario, eran notorios los gestos de dolor que realizaba sobre la hierba. Enseguida se dieron cuenta todos de que revestía gravedad, motivo por el cual reclamaron la presencia del personal sanitario, así como de la camilla para retirar al jugador andaluz del terreno.

Lo que sucedió acto seguido ante la ovación del público presente. No solo la recibió por parte de la afición mirandesista sino que también los seguidores locales despidieron al futbolista con aplausos tras comprobar la gravedad del contratiempo.

En las ruedas de prensa posteriores al encuentro los dos entrenadores hicieron alusión a esta incidencia y no dudaron en enviar ánimos a Simón Moreno. Lolo Escobar, técnico rojillo, resaltó que había sido la peor noticia de la jornada, más incluso que la propia derrota en sí, lo que corroboraba en caliente, en las mismas instalaciones del feudo blanquivioleta, que las expectativas acerca del futuro inmediato del futbolista de Cartaya no eran demasiado halagüeñas.

No han sido muchas las lesiones que ha sufrido el Mirandés en lo que va de temporada. Al margen del problema de salud que padece Gelabert, nada que ver con un aspecto físico sino de carácter vírico. Es lo que preocupa realmente porque todavía no se ha resuelto.

Iago López se lesionó a principios del mes de agosto en los ligamentos del tobillo del pie izquierdo. Hasta la sexta jornada de liga en Tenerife no pudo debutar con el Mirandés. Odei sufre una lesión muscular en el bíceps femoral de la pierna derecha. Tiene para unas semanas de baja.

Imanol podría reaparecer en el once inicial este sábado después de permanecer en el dique seco desde la séptima jornada, en la recta final del choque contra el Leganés.

Meseguer también ha sufrido problemas en una rodilla, lo que ha lastrado su progresión en el equipo. Salvo días puntuales, aún no ha recuperado el tono que exhibió el curso pasado.

Riquelme también se ha perdido algún encuentro y ahora es Simón quien no podrá aportar al colectivo. Es el último que se ha incorporado a la enfermería.

Media docena de futbolistas de la plantilla han sufrido contratiempos de cierta consideración desde que arrancó el trabajo el pasado mes de julio.