Escobar valora positivamente el buen juego del equipo y cree que es el camino para salir de la zona baja. / prensa2

Escobar: «La sensación que damos no es la de un equipo de descenso»

R. C. G.

La derrota en Ponferrada es una de las más dolorosas de la temporada por la forma y por ser totalmente inmerecida. El Mirandés pasó de acariciar una victoria que le hubiera insuflado aire a volver con otra derrota que pesa como una losa en la moral de un equipo que lleva cinco jornadas sin ganar. «El resultado del encuentro no tiene que ver con fútbol, ni con sistemas, ni con nada, sino con competir bien esos minutos que en esta categoría no perdonan», aseguraba Lolo Escobar el acabar el partido.

El técnico no ocultaba su malestar por la acción que le costó el segundo tanto a su equipo, al que le faltó oficio para al menos atar el empate en El Toralín. Los rojillos quisieron ir a por los tres puntos y lo pagaron en un error defensivo. «En el minuto 95 no tienes que jugar para atrás el balón, lo tienes que poner en el campo contrario y se acaba el partido», afirmaba el preparador extremeño.

Pese a la derrota, Escobar se niega a caer en el pesimismo y volvió a incidir en la misma idea que viene repitiendo las últimas semanas: que los resultados no se corresponden con las sensaciones que transmite el Mirandés. «No son las de un equipo de descenso», remarca.

En su opinión, los rojillos están practicando «un buen fútbol», como quedó acreditado ayer en Ponferrada. Además, en contraste con lo que sucedía en las primeras jornadas, reciben muchas menos ocasiones.

Sin embargo, eso no se traduce en encajar menos goles. Y es que ayer la Ponferradina solo necesitó pisar tres veces el área para batir dos veces a Lizoain. El entrenador rojillo cree que la posición en la tabla, solo un puesto por encima del descenso gracias a los tropiezos de sus rivales directos, es algo «circunstancial» pero que el Mirandés no descenderá. «Ni mucho menos creo que el equipo, jugando como está jugando, vaya a acabar así o vaya a estar mucho tiempo ahí abajo. No lo creo porque las sensaciones que me transmite no son esas», remarcó.

El nombre propio del partido fue Yuri de Souza, que hizo los dos goles de la Ponferradina. Escobar no escatimó elogios hacia el delantero brasileño, al que calificó como «de lo mejorcito» que ha visto sobre un terreno de juego. Con esas dos dianas, Yuri sigue batiendo récords y ya ha marcado más de cien con la camiseta de la Ponferradina, que ha defendido a lo largo de trece temporadas. A sus 39 años, Yuri demostró contra el Mirandés que aún es de los atacantes más decisivos de la categoría. «El primer gol, incluso estando defendido, se lo saca de la chistera. Nada más meter nosotros tira otra al larguero en una genialidad», destacaba Escobar.

El Mirandés comenzará a partir de hoy a pensar en la próxima cita, que le medirá a la Real Sociedad B. La cita contra el filial txuri urdin tiene sabor a final porque una derrota supondría caer a descenso cuando solo resta una jornada para finalizar la primera vuelta. Escobar sabe que está cuestionado y no puede permitirse más tropiezos en casa.