El entrenador del Mirandés, Lolo Escobar, y el delegado del equipo, Iñaki Hermosilla. / A. Gómez

Escobar y Oltra remarcan la «importancia» de lograr la victoria

El técnico rojillo cree que no encajar «sería muy importante» y el local apuesta por «romper la racha de siete encuentros sin ganar»

ÁNGEL GARRAZA

«Es importante sí, es un rival directo pero quedan todavía muchísimos puntos en juego. No es bueno transmitir que es una final o que es un partido a vida o muerte. Si ganas al Fuenlabrada, el partido del Oviedo lo será igual. Nos vendría muy bien lograr la victoria por muchas cosas, sobre todo para reforzar la línea de trabajo que tenemos. Estamos defendiendo más sólidos y más juntos, aunque el otro día no se tradujo en puntos pero hemos mejorado en esa faceta», señaló el entrenador del Mirandés, Lolo Escobar, con motivo de la previa del choque que se disputa hoy en el estadio Fernando Torres.

El preparador mirandesista considera que «hay que lograr puntos como sea» y que la situación actual es «para preocuparse, hay que estar preocupados porque puedes acabar la jornada en puestos de descenso y pueden pasar muchas cosas, pero se trata de buscar soluciones y de intentarlo».

El Fuenlabrada es el rival que menos goles marca de la categoría, solo 12, pero no cree que sea un dato a tener demasiado en cuenta porque todo puede cambiar en cualquier momento. Cada encuentro es una historia y no se fía de su escasa eficacia goleadora.

El adversario, al igual que en ediciones anteriores, se caracteriza por ser muy físico, de tal manera que huir de todo lo que suponga el balón parado y acciones similares es una de las misiones encomendadas a sus pupilos. «Tenemos que salir de ahí porque ellos llevan el partido a ese tipo de juego, mucho más directo, a las segundas jugadas y a las interrupciones. Asumir la iniciativa sería muy bueno para nosotros».

Por parte visitante se apela a la «responsabilidad y la consciencia», dice José Luis Oltra, entrenador del Fuenlabrada, que hay en su plantilla ante el choque de esta noche. «No hay un estado de ánimo bajo, veo un equipo con energía y fuerza. Hay más responsabilidad y más, entre comillas, necesidad porque todas las rachas se acaban: las buenas y las malas. Estas últimas hay que cortarlas rápido porque llevamos siete partidos sin ganar y tenemos la oportunidad en el de este viernes de frenarla».

Asume que «errores individuales nos han penalizado. En defensa estamos en números muy correctos pero somos el segundo equipo menos goleador. Cuando quieres proponer más arriba, te desproteges: en cuatro de los últimos partidos hemos estado con uno menos, hay que intentar ir a portería a cero para tener más opciones de ganar y ser más efectivos, no solo llegar mucho más, que también».

Calificó al Mirandés de «equipo peligroso, incómodo y de contrastes porque es el segundo más goleador pero a su vez es el segundo más goleado, si bien fuera de casa es el segundo menos goleado como visitante, quizás porque tiene un modelo diferente y se juntan algo más».

Destacó que «tiene jugadores de talento» y que es el equipo que «recibe más a balón parado: llevan ocho goles», precisamente en un aspecto en el que su equipo tiene más potencial.