Lolo Escobar se dirige a los jugadores durante el choque. / avelino gómez

Escobar elogia la Copa del equipo e Iraola «los argumentos del Mirandés en ataque»

ÁNGEL GARRAZA

«El partido ha salido como queríamos en cuanto al juego. En la primera parte, se trataba de contener y en la segunda, con los cambios, de intentar ganarlo. Lo hemos intentado, pero con la mala fortuna de que cuando mejor estábamos hemos encajado el gol», manifestó Lolo Escobar, el entrenador del Mirandés, en una repleta sala de prensa.

«Los chicos lo han interpretado muy bien; ellos son peligrosos en las transiciones y casi no les hemos dejado transitar. Es una pena, pero estoy orgulloso de la Copa que ha hecho el equipo», indicó.

El extremeño apuntó que «en la primera parte solo he visto una ocasión clara del Rayo, el resto han sido llegadas desde lejos, que es lo que pretendíamos. Hemos contenido a un muy buen equipo de Primera División».

Escobar hizo hincapié en que «veo al equipo mejor ahora, estaba convencido de que así sería en la segunda vuelta y va a ir hacia arriba seguro». La línea de cinco defensas, recalcó, «me está convenciendo, pero igual que cuando jugamos otro sistema, 4-4-2 o 4-3-3. Es un sistema para ahora mismo, dentro de un mes no sé lo que pasará porque vamos cambiando conforme avanza la competición.

Respecto a la lesión de Gelabert, confirmó que el jugador «estaba triste, mal, porque se teme lo peor y no tiene muy buena pinta, pero antes de nada vamos a esperar a que se haga la resonancia y entonces, se verá lo que tiene realmente» y acerca de la floja asistencia de público señaló que «estamos superagradecidos a los que han hecho el esfuerzo de venir. Espero que se hayan divertido». Admitió que «nos ha faltado el extra que tuvimos el domingo pasado, cuando nos llevó en volandas».

Iraola, por su parte, reconoció que «la segunda parte ha estado más equilibrada. Teníamos claro que ellos iban a apretar porque sabíamos adónde veníamos a jugar: a Anduva y en la Copa».

Tras reconocer que «se hace raro volver a Miranda a otro banquillo», incidió en que «el Mirandés tiene argumentos en ataque, con jugadores desequilibrantes; y aquí, siempre se sufre».