El equipo rojillo agradece la polivalencia atrás de Anderson

A. G.

No había laterales diestros para afrontar el partido ante Las Palmas porque uno estaba lesionado, Iago López, y el otro, Carreira, convocado con la selección española sub-21, así que Lolo Escobar se vio obligado a reubicar a Anderson Arroyo, en su primer partido como titular en el Mirandés, en el costado derecho de la defensa. Y la prueba resultó satisfactoria para todos porque el jugador colombiano firmó un notable encuentro.

El futbolista cedido por el Liverpool llegó hace escasas fechas al club rojillo para jugar de central, máxime cuando ya hay dos laterales derechos en el grupo. No obstante, frente al bloque insular se posicionó en el flanco diestro, una demarcación que ya conoce hasta que en Salamanca la campaña pasada su actual entrenador entendió que podía dar un rendimiento todavía mayor en el eje de la zaga.

A pesar de ello, el domingo dejó muy buenas sensaciones en su primer encuentro completo con la elástica rojilla, una polivalencia que el equipo agradeció en esta oportunidad más que nunca al faltar los dos inquilinos de un mismo puesto y ante rivales tan peligrosos en ataque.

«A mí me encantó», significa el preparador mirandesista cuando se le pregunta por el jugador que se estrenó en el once inicial en el último compromiso. «Dentro de lo que debíamos tener en cuenta durante el partido era la capacidad que tendríamos de parar a Peñaranda tanto en aéreo como en situaciones de uno contra uno y creo que Anderson hizo un gran partido».

También es cierto que al técnico extremeño no le sorprendió el papel del defensa porque ya sabe de sus evoluciones y conoce a la perfección lo que puede aportar el futbolista.

Y, ¿a partir de ahora? «Lo que digo de todos. Espero que no se relaje porque le cuesta cuando se relaja. Confío en que en el próximo partido siga con este nivel, que es el que se espera de él», responde su entrenador.