El equipo maño pierde a Vada y Narváez, sus jugadores más en forma al lograr 6 de los 8 goles

A. G.

Dos bajas, en principio, tendrá en su vertiente ofensiva el Zaragoza para recibir al Mirandés, ausencias muy importantes para su entrenador Juan Ignacio Martínez (JIM) porque, no en vano, Narváez y Vada han anotado 6 de los 8 goles que ha conseguido el cuadro blanquillo tras las 12 primeras jornadas.

Esta semana la entidad aragonesa hacía pública la lesión de su mediapunta argentino. Sufre una microrrotura fibrilar, contratiempo que tuvo lugar en el último partido contra el Girona (el pasado lunes), así que se perderá los próximos encuentros, el primero frente a los rojillos.

Vada lleva cuatro dianas (la última, en Montilivi) y se había convertido en el máximo artillero de los que ejercerán el domingo como locales. Pero, asimismo, al margen de la faceta realizadora, en Zaragoza subrayan que es el que aportaba más dinamismo a partir de tres cuartos de campo.

Al menos, un quebradero de cabeza menos para Lolo Escobar y sus jugadores, que tampoco tendrán enfrente a Narváez. El punta colombiano (suma dos tantos) ya era baja con anterioridad, así que sus dos principales baluartes en ataque no serán de la partida este fin de semana.

El exrojillo Eguaras marcó una diana ante el Alcorcón (1-2) y Borja Sainz al transformar un penalti contra el Lugo (1-1). Nadie más ha visto puerta en una producción muy escasa hasta la fecha de los de La Romareda.

Su preparador deberá buscar alternativas. Álvaro y Azón son opciones aunque aún no se han estrenado ni tampoco Nano Mesa, uno de los habituales también en esas demarcaciones.

Todo apunta a que JIM mantendrá al madrileño Adrián en el once inicial. Fue titular por primera vez en Girona.