«Veo al equipo muy bien, somos un bloque sólido y sabemos la idea que hay que seguir»

«Veo al equipo muy bien, somos un bloque sólido y sabemos la idea que hay que seguir»
A. G.

El centrocampista rojillo, Álvaro Bravos, disputó sus primeros 12 minutos de la temporada frente al Amorebieta

TONI CABALLERO

Volver de una lesión siempre resulta complicado, más aún si no has disfrutado de la oportunidad de debutar ante tu nueva afición y los compañeros han puesto velocidad de crucero en el campeonato doméstico. En esta tesitura se encuentra Álvaro Bravo, un joven medio de 20 años que recaló en el Mirandés en el mercado estival cedido del Real Madrid. Una lesión de tobillo le impidió jugar durante las once primeras jornadas de liga y, el pasado domingo, Bravo pudo disfrutar de su primer cuarto de hora con la elástica rojilla.

«Estoy genial en Miranda, me ha costado entrar en el equipo por la lesión pero estoy contento de haber podido debutar», reconoce Bravo, que ambiciona ir evolucionando en las próximas semanas, «tengo ganas y espero que venga mucho más». La lesión en el tobillo del jugador se alargó más de lo previsto por el rodaje posterior a realizar.

Desde el club, se tuvo paciencia con la joven promesa para que su tobillo se recuperase totalmente. Una vez retomada la suficiencia física, Bravo inició su pretemporada particular durante los primeros compases del curso liguero, recuperando confianza en su articulación y puliendo el ritmo competitivo.

Sin embargo, el rojinegro confiesa las semanas previas a la vuelta al césped no fueron nada fáciles. «Muchas veces te agobias un poco, piensas demasiado», confirma, pero con el objetivo nítido de «trabajar al máximo para volver con el equipo cuanto antes». Un conjunto liderado por Borja Jiménez que tiene en la versatilidad, y en la polivalencia, una de sus señas características. La variedad táctica que aporta la plantilla agudiza la competencia en el cuadro, que es «muy buena» según Bravo. No obstante, ninguno de ellos se conforma, y todos luchan «por tener el máximo de minutos posibles en los partidos».

Esta línea maestra del técnico abulense se evidencia, y se promociona, desde la rotación. Y es que los 19 jugadores de campo de la plantilla actual del Mirandés ya se han estrenado con la camiseta rojinegra. El último, precisamente, fue Álvaro Bravo después de un mes y medio de recuperación de su lesión. Sólo resta Guillermo, el portero suplente, por su sumar sus primeros minutos ligueros para que lo haya hecho la totalidad de la plantilla.

La escuadra de Anduva sigue con paso firme en la competición regular y ya ocupa la segunda posición del Grupo IIpor detrás del Racing de Santander. El buen momento del los rojillos no escapa a los ojos de Bravo, que cree que el equipo «está muy bien, es muy sólido y tiene claro cuál es la idea y la filosofía a seguir».

En esta línea, confiesa que una de las razones que más pesaron en su decisión de recalar en Miranda fue la idea marcada por la dirección deportiva antes de iniciarse el campeonato. «El Mirandés es un club que merece estar en Segunda, lo que me trajo aquí es que compartíamos la idea futbolística que se quería desarrollar, la de tener el balón y manejar los partidos», argumenta el jugador de Pinto. Para él, un centrocampista «que puede jugar de 6, de 8 o de 10», lo importante es aportar al equipo donde lo precise el entrenador; aunque en el centro del campo se sienta »más cómodo».

Al ser preguntado por la dificultad que entraña entrar a un bloque que está funcionando de manera notable, Bravo no elude alinearse con esta evaluación y, a su vez, reiterar su intención de entrenar al máximo en busca de alcanzar más protagonismo dentro del equipo. El madrileño se define como «un jugador asociativo», que gusta de incorporarse a la faceta ofensiva desde la segunda línea y «llegar al área rival». Y, como le ocurre a una gran mayoría de los jugadores que firman por el conjunto de Anduva, se muestra encantado con el apoyo de la afición, que ha de ser clave «para lograr algo grande esta temporada».

La inclusión de Álvaro Bravo es una variante nueva para Borja Jiménez. El centrocampista puede reforzar el o dar refresco al tridente del centro del campo, ocupado en las últimas jornadas por Galder; Romero y Rama. El jugador de Pinto puede asemejar su función a la de Hugo Rama, englobada dentro de la confección del juego. No obstante, no son excluyentes ya que pueden variar su posición ya sea con Galder en el doble pivote o de nexo con los delanteros.

En definitiva, Jiménez cuenta con un soldado más que enriquece tácticamente al equipo en la presente temporada.

 

Fotos

Vídeos