«Tenemos que ser un equipo muy agresivo, que el rival vea que va a sufrir en Anduva»

Borja Jiménez valora la posibilidad de introducir algún cambio de cara al once titular del domingo. /Avelino Gómez
Borja Jiménez valora la posibilidad de introducir algún cambio de cara al once titular del domingo. / Avelino Gómez

Borja Jiménez pide mucha intensidad en los primeros minutos para que la primera victoria en Anduva llegue este domingo

TONI CABALLERO

Cuando se gana, todo es más fácil. Las sonrisas se dibujan en la rutina semanal rojilla y los partidos se enfocan desde una perspectiva de calma muy beneficiosa en cualquier disciplina deportiva. El Mirandés está atravesando un momento dulce y se ejemplifica en el humor de jugadores y cuerpo técnico. Sin embargo, el incesante desarrollo de la competición no otorga ni un sólo instante para la relajación y el entrenador, Borja Jiménez, lo sabe. Así lo hizo saber en la rueda de prensa previa al partido contra el Real Unión.

«El domingo llegará la primera victoria en casa», claro y expeditivo en la primera respuesta de la comparecencia a la pregunta que todo aficionado rojillo se hace: ¿Cuándo se ganará en Anduva?. Conocedor del deseo de la parroquia rojilla por celebrar un primer triunfo de local de su equipo, el técnico no se escondió y expuso las que para él son las claves del próximo partido. El abulense no cree que el secreto radique en la paciencia y abogó «por la consistencia de seguir haciendo el mismo juego, pero con algo más de acierto cara a gol».

Jugar, y ganar, en Anduva es una ventaja y no ha de convertirse en un peso o un motivo de ansiedad. «No debemos preocuparnos por la victoria en casa, está claro que todos cambiaríamos los triunfos de visitante por victorias en Anduva, pero el equipo sólo tiene que centrarse en seguir fiel a su estilo; generando el mayor número de acciones correctas para buscar con ahínco esa primera victoria». En esta búsqueda, vuelve a aparecer el factor más repetido en el entorno rojillo durante las últimas semanas, la solidez defensiva. Así, Jiménez reveló que también será de vital importancia «ajustar esos pequeños errores a nivel defensivo».

En esta línea, el preparador reconoció que han preparado diferentes situaciones defensivas durante la semana, como ya ocurrió en otras anteriores, con el fin de solventar algunos errores individuales que han costado puntos al equipo. En las prácticas de miércoles y jueves, los jugadores rojinegros trabajaron «acciones individuales, situaciones de duelos» para estar preparados «en determinados momentos».

Estas situaciones específicas defensivas «no se salen mucho» de lo que el equipo ya venía trabajando, pero ahora lo están reforzando en busca de conceder menos ocasiones. Para Jiménez, los errores que se busca subsanar responden a un carácter individual, «no de una línea entera, que eso sí sería mas preocupante», y tienen una carga bastante focalizada a las situaciones de salida de balón y de defensa a los posibles contraataques. «Son comportamientos que se pueden dar y que hay que trabajar para seguir mejorando, soy un entrenador al que le gusta mucho el rigor táctico y esto nos puede dar esa solidez en la faceta defensiva», concluyó sobre este aspecto.

Consigna

Al ser preguntado si es más importante aprovechar las ocasiones que mantener la portería a cero, el entrenador argumentó su respuesta con un razonamiento mixto. «Debemos ser un equipo muy agresivo en los primeros minutos, que el rival sienta que el partido se le va hacer largo y que va a sufrir en Anduva». Partiendo de esa base de intensidad, remarcó que lo fundamental es «no encajar un gol en la primera acción defensiva que tengamos que plantear», como ya ocurrió contra Barakaldo y Sporting B.

En esta dirección, el técnico cree que el partido no va a mantener un dominador constante en su totalidad, que habrá diferentes fases del encuentro en las que el Mirandés deberá de adaptarse a las diferentes situaciones, pero «todo partiendo de no encajar un gol en la primera ocasión». Para ello, el conjunto rojillo ha preparado un duelo en el que quieren ser dominadores y morder en el inicio, pero también tendrán que remangarse y defender cuando el Real Unión posea el esférico.

«Estamos combinando trabajo ofensivo de ser dominadores con alguna faceta defensiva que puede seguir a nuestro ataque.Nuestra propuesta con tanto jugador por delante del balón nos expone a que los rivales puedan correr», indicó. La recuperación tras perdida y ajuste de errores en la posesión son dos de las tareas realizadas para no dar ninguna ventaja al rival.

Y ese no es otro que el Real Unión, que, previsiblemente, llega a Anduva con la intención de replegarse y salir en transiciones rápidas, como ya hicieran sus antecesores en las tres jornadas disputadas en Anduva hasta la fecha.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos