El efecto Jémez revitalizó a un Ibiza salvado hace dos jornadas

A. G.

. La victoria que cosechó el día 1 de mayo ante el Sporting (0-1) confirmó la permanencia del rival mañana de los rojillos en el debut de este club en Segunda División. Mucho antes, por lo tanto, de lo que se podía prever para tratarse de un novato en el fútbol profesional. Su temporada ha sido notable (con algún que otro altibajo) principalmente desde que Paco Jémez asumió las riendas del primer cuadro ibicenco en la primera jornada de la segunda vuelta en sustitución de Juan Carlos Carcedo, tras encadenar éste seis derrotas seguidas.

Con su habitual estilo, impregnado de carácter y de buen gusto por el juego sobre el césped, Jémez recogió al Ibiza en la decimoséptima plaza y, con tres victorias consecutivas y un empate, lo elevó hasta la novena posición. Hoy, el entrenador grancanario lo tiene en una cómoda décima plaza con 52 puntos, seis más que el Mirandés.

El bloque balear ha sido una de las sorpresas de la competición. No le ha pasado factura su condición de debutante como sí le ha sucedido a otros clubes. Incluso, en la primera parte del curso estuvo ubicado en zona de 'play off' de ascenso a Primera.

Se estrena en LaLiga, sí, pero conviene añadir un matiz importante, que no garantiza nada pero ayuda. Se trata de un proyecto impulsado por el expresidente del Valencia Amadeo Salvo. Con músculo financiero. No en vano, los de la isla tienen siete millones y medio de euros de límite salarial, una cantidad superior a la de unos cuantos rivales de la categoría, entre ellos a la impuesta para el Mirandés (6 millones).

Cabe recordar que el empresario valenciano y sus hermanos refundaron el UD Ibiza en el año 2015 con la intención de hacerlo crecer y llevarlo al fútbol profesional. Un primer reto que consiguió el pasado verano con el ascenso a la división de plata. Sin embargo, Salvo quiere al Ibiza en lo más alto. Esta temporada no podrá ser porque ya no tiene opciones de entrar en la lucha por el ascenso, pero no descarta intentarlo en próximas campañas.