El Levante jugará en Anduva entre semana, el 12 de octubre. / Las Provincias

El mes más duro será octubre con la disputa de 6 partidos

Recibirá a Las Palmas, Levante y Huesca y visitará a Eibar, Burgos y Lugo al fijarse una jornada entre semana

A. G.

Al Mirandés, el grupo de jugadores que integrarán la plantilla 2022/23, le queda aún dos semanas de vacaciones hasta que el día 11 de julio los que ya estén comprometidos con el club inicien el trabajo de campo, sobre el césped de las instalaciones de Anduva. No obstante, esta semana se ha conocido un calendario de Segunda División que revela una coincidencia: el mes más duro, entre otras cuestiones porque es el que incluye más encuentros a disputar, seis, coincide con el periodo en el que el Mirandés acostumbra ya a carburar y a dar lo mejor de sí.

El conjunto rojillo, una vez más, será un equipo nuevo y joven, que necesitará de un tiempo de adaptación y conjunción. Es lo que se suele demandar por parte de la dirección deportiva y de los cuerpos técnicos del Mirandés cada pretemporada y cada vez que arranca la Liga. Paciencia, para que las piezas del equipo se ensamblen como la afición jabata desea.

Se da siempre el mes de octubre como mínimo para que el bloque aúne resultados y juego. Esta vez, el Mirandés lo deberá hacer para cumplir un doble objetivo porque, además, le aguardará el mes más exigente de los diez de campeonato.

Arrancará el 1 o 2 de octubre recibiendo en Anduva a Las Palmas. La semana siguiente, realizará un siempre atractivo desplazamiento para la hinchada mirandesista al visitar Ipurua para medirse al Eibar. Apenas tres días después, entre semana, será el recién descendido de Primera Levante el que juegue en Miranda en torno al 12 de octubre, en otro duelo exigente ante un candidato a regresar a la máxima categoría.

Igual o más que lo será el que le medirá inmediatamente, tres jornadas después, el fin de semana del 15-16 de octubre al Burgos en El Plantío, con motivo del derbi provincial que tendrá lugar en la primera vuelta.

Después de enfrentarse en el plazo de una semana a Eibar, Levante y Burgos, el 22-23 de ese mes ejercerá de local ante el Huesca, otro de los llamados, a priori, a luchar por el ascenso a la elite. El exigente octubre concluirá siete días después con la visita al Anxo Carro para emparejarse con el Lugo.

Son los seis encuentros en el mes en el que, se supone, los equipos están ya hechos.