Un duelo con sabor a 'play off'

Álvaro Bravo progresa adecuadamente en las sesiones preparatorias y ya hoy forma parte de la citación. /A. G.
Álvaro Bravo progresa adecuadamente en las sesiones preparatorias y ya hoy forma parte de la citación. / A. G.

El Mirandés pretende dar un golpe de autoridad y lograr un triunfo de prestigio ante un Bilbao Athletic inexpugnable en Lezama

ÁNGEL GARRAZA

El conjunto de Borja Jiménez busca los tres puntos en todos los encuentros, como es lógico, pero a nadie se le escapa que los que se ponen en juego esta tarde en Lezama (17.00 horas) ante el Bilbao Athletic tienen una enorme importancia por múltiples factores. Es todavía la novena jornada, faltarán después otras 29, un mundo, pero el hecho de no haber ganado aún en Anduva a pesar de haberlo merecido en tres de los cuatro encuentros disputados obliga a los rojillos a poner de manifiesto, una vez más, su tremenda fiabilidad cuando juegan a domicilio.

Se trata, ahora, de sumar puntos «como sea», apuntaba esta semana Odei, uno de los exrojiblancos ahora en Miranda. La clasificación, a estas alturas de temporada, no es aún lo más relevante, pero sí lo es la puntuación y no es cuestión de que los equipos que se sitúan por delante en la tabla saquen más distancia, lo que siempre se convierte, después, en una tarea más complicada a la hora de recortar diferencias.

Y uno de los que se ubica justo por encima, aunque con los mismos 14 puntos que el Mirandés, es el filial bilbaíno. Un adversario que rebosa juventud, pero que al igual que otros rivales de este perfil, en los últimos años, se emplea con intensidad y es muy competitivo a pesar de su corta edad (todos, entre 18 y 23 años).

Además de caracterizarse por su talento y calidad individual (principalmente, en las líneas más ofensivas), si los de Jiménez se muestran sólidos en los desplazamientos, qué decir de los 'cachorros' en Lezama. Llevan 14 meses sin perder en casa un partido de liga. Hasta el anterior encuentro en su campo, acumulaban quince victorias consecutivas. Así que algo tendrá el agua cuando la bendicen.

De ahí que si el Mirandés obtiene hoy los tres puntos en un duelo de 'play off', tal y como han definido este choque los protagonistas por parte del bando mirandesista, habrá dado un golpe de autoridad incuestionable por hacerlo en un feudo poco menos que inexpugnable, ante un rival que, salvo sorpresa, estará al final de la campaña metido en la pelea por acabar entre los cuatro primeros del Grupo II.

El técnico abulense facilitó ayer la citación, una lista que presenta novedades con respecto a la última relación de jugadores hecha pública para encarar un partido de competición. La principal es la presencia del centrocampista Álvaro Bravo entre los 18 elegidos para viajar a tierras vizcaínas.

Es la primera vez que el futbolista cedido por el Real Madrid figura en la convocatoria. Ha superado la lesión que arrastraba cuando llegó a Miranda y que le impidió ser de la partida en los primeros ocho compromisos. Su progresión es adecuada en los ensayos, cuando se ha visto que la evolución es positiva tanto en labores defensivas como en las acciones de distribución de juego y en el cuerpo técnico han creído conveniente que integre la expedición. No se descarta que, en función de cómo transcurra el encuentro, pueda disponer de minutos.

Quien no llega al partido es Sergio González. El central realizó ayer carrera continua y, después, se sumó al grupo en los últimos compases del ensayo que se desarrollaba en el campo 2 de los anexos. Sin embargo, ha permanecido una semana sin ejercitarse con el resto de la plantilla y, por lo tanto, descansará este fin de semana.

La sorpresa es la ausencia, por razones de índole técnico, de Miguel Díaz. Habitual en las citaciones, y también las alineaciones desde el inicio de la competición, se queda en casa. Al igual que el defensa zurdo Jon Irazabal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos