Duelo de recién ascendidos en Santander

Mario Barco, Malsa y Matheus estuvieron en el banquillo al principio del anterior encuentro, pero seguro que tendrán más minutos hoy o el próximo viernes./A. G.
Mario Barco, Malsa y Matheus estuvieron en el banquillo al principio del anterior encuentro, pero seguro que tendrán más minutos hoy o el próximo viernes. / A. G.

El Mirandés busca en El Sardinero su primer triunfo a domicilio ante un Racing que no sabe aún lo que es ganar

ÁNGEL GARRAZA

Segundo partido en poco más de 72 horas y justo antes de afrontar el tercero dentro de tres días. Así es como se presentará el Mirandés esta tarde en Los Campos de Sport de El Sardinero (19 horas) para enfrentarse a un Racing que jugó el último choque una jornada antes, el viernes, pero que no ha arrancado de la mejor forma posible la competición porque se encuentra en los bajos fondos de la tabla, con solo dos puntos y sin haber logrado la victoria en su vuelta a Segunda División. En los cinco primeros encuentros ya disputados.

Dos recién ascendidos se citan en Santander en la primera jornada entre semana programada por LaLiga y las televisiones para esta campaña. No obstante, las sensaciones son diferentes porque mientras el Mirandés ya ha obtenido un triunfo (frente al Oviedo, club que ya destituyó a su técnico, Sergio Egea) y suma tres puntos más que su adversario de este martes, los locales aún no han encontrado el ritmo idóneo y allí se toman el envite no como una final, porque es demasiado pronto a mediados del mes de septiembre como para hablar en esos términos, pero sí como un choque «muy importante».

La escuadra de Iraola tiene el reto de conseguir la primera victoria a domicilio de la temporada tras firmar tablas en Vallecas (2-2) y perder en Soria (2-0) contra el Numancia. Llega después de empatar a un gol frente al Málaga, uno de los gallitos de la categoría. Un partido en el que pudo perder pero también ganar porque en la recta final estuvo mejor. Dos derrotas, otras tantas igualadas y un triunfo es el bagaje del equipo de Miranda en el arranque liguero.

La sesión que el grupo llevó a cabo ayer por la tarde en Anduva a puerta cerrada es la única con la participación conjunta de todo el plantel disponible para preparar el envite de hoy. No hay tiempo para más. Lo que sí es seguro es que habrá cambios y rotaciones por tratarse de una semana especial con la acumulación de encuentros en tres días.

Pero si ya la alineación es una incógnita, esta tarde quizás lo sea más porque Andoni Iraola valorará las cualidades del rival, dónde poder hacerle daño, la recuperación de los jugadores (no es igual en unos que en otros) y que en breve, el viernes, hay otro choque oficial. Sin embargo, el más importante es el de esta tarde porque es el inmediato y en el que está en juego lo mismo que dentro de tres días: tres puntos.

Tras el ensayo sin público iba a decidir qué efectivos realizarán esta mañana el desplazamiento, a partir de las 9 horas, para formar parte de una convocatoria no hecha pública. Salvo sorpresa o contratiempos inesperados, Irazabal y Enric continúan con su proceso de recuperación y son las bajas seguras. Las únicas, de momento, porque no se contabilizan ausencias a causa de sanciones federativas.

Los cántabros, por su parte, intentarán lograr su primer triunfo en la Liga. No saben los que es sumar tres puntos y no ganan un partido desde el pasado mes de abril porque en los dos de campeones empató con el Baleares y en el último mes de la competición regular de Segunda B no saboreó las mieles del triunfo durante ningún fin de semana.

Arrancó el actual campeonato con una derrota en su terreno de juego ante el último adversario que ha visitado Anduva: el Málaga (0-1); a continuación, otra vez en la condición de local no pudo pasar del empate a un tanto con el Almería, idéntico rédito que obtuvo en Canarias frente al Las Palmas (2-2).

Volvió a caer en Santander contra el líder Cádiz (1-2) y este pasado viernes regresó de vacío a Cantabria porque el Rayo Vallecano se adjudicó la victoria por 2-0.

Un bagaje muy pobre para un equipo que aspiraba a cotas más altas a pesar de ser un recién ascendido. Pero es otro histórico del fútbol profesional, en las últimas temporadas venido a menos, radicado en una capital de provincia y máximo representante de toda una comunidad autónoma en el espectro futbolístico. El hecho de contar con más de 12.000 abonados así lo ratifica. Su límite salarial supera los 5 millones de euros después de la ampliación de capital efectuada por un importe de 500.000 euros por el grupo inversor.

Iván Ania no podrá contar por sanción con Nkaka y tampoco estarán a su disposición Jon Ander, Dani Toribio y el portero Iván Crespo, en el caso de estos tres miembros del plantel como consecuencia de otras tantas lesiones.

El equipo blanquiverde no cuenta este curso, con respecto al anterior, cuando también compartió liga con el Mirandés, con Dani Segovia, que terminaba contrato, ni con los jugadores cedidos Alberto Noguera y Redru, los defensas Julen Castañeda y Miguel Gándara; los mediocentros Rafa de Vicente, Quique Rivero y Javi Cobo y los delanteros César Díaz y Mario Soberón.

Han fichado al portero Luca Zidane, hijo del actual entrenador del Real Madrid; a los defensas David Carmona, Abraham Minero, Moi Delgado y Alexis; los mediocentros Dani Toribio y Nkaka y los atacantes Yoda, David Rodríguez y Nuha. A estos hay que sumar el fichaje en propiedad de Nico Hidalgo y una nueva cesión de Enzo Lombardo. También querían a Marcos André, pero el punta recaló, finalmente, en el Mirandés.

El colegiado designado para dirigir la contienda que acogerá El Sardinero es un viejo conocido: Bikandi Garrido. Se trata de un árbitro, de Portugalete y de 33 años, que ha dirigido numerosos encuentros del Mirandés. Tanto en Segunda B como en Segunda y en la Copa.

Cabe destacar que en el fútbol profesional, en Segunda y en el torneo copero, los rojillos nunca han ganado con el trencilla vizcaíno sobre el césped. Sus victorias se remontan al curso 2010/11 y anteriores, cuando el Mirandés jugaba en la categoría de bronce. La última, en el 10/11 cuando se deshizo de La Muela por 6-2. También pitó la semifinal del 'play off' de ascenso en cuyo partido de vuelta no se registraron tantos en Badalona.

Desde entonces, el triunfo no cae del lado mirandesista cuando está el portugalujo. En el 12/13: 2-1 en la Copa en El Molinón y en la Liga, 1-0 en Alicante contra el Hércules y 0-0 en Almería. En el 13/14: 1-2 en Anduva frente al Girona, 1-0 en El Colombino ante el Recreativo y 2-2 en Miranda frente al Sabadell. También fue testigo del 0-3 de cuartos de final de la Copa contra el Sevilla.