La dirección deportiva rojilla busca el crecimiento del club

A. G.

Una apuesta de futuro. Lo es el fichaje de Nikos Michelis como también el de Barbu, los dos centrales de 21 años que han firmado por tres temporadas cada uno. Hasta la fecha, la mayor duración de contratos rubricada en lo que va de verano por la entidad rojilla. Dentro de las posibilidades que ofrece un club como el Mirandés, modesto, sin capacidad de generar grandes recursos, lo que obliga a procurar un 'cierto' ahorro, pero que arroja superávit cada temporada –fruto de una buena gestión en el capítulo económico– y con dinero en caja (casi 10 millones de euros, según se reflejó en la última junta de accionistas), desde la dirección deportiva se busca el crecimiento de la entidad en clave deportiva.

Cuando está a punto de afrontar su novena temporada en Segunda División, en el fútbol profesional, ya no es un novato y el objetivo pasa por apostar por jóvenes valores con los que formar equipo y, tan importante o más, proyecto. No solo para una temporada, sino para no tener que cambiar cada periodo estival de plantilla casi al completo.

Se trata de disponer de patrimonio, en esta ocasión en materia de futbolistas, que permitan el crecimiento del equipo y del club. Lograr una continuidad dentro de la plantilla y, si se tercia, que alguno de ellos pueda dejar una importante suma económica en las arcas mirandesistas si su progresión es la deseada por todos y clubes grandes, con metas más ambiciosas y de superior categoría, se fijan en ellos.

Eso posibilitaría, a su vez, aumentar el límite salarial de la entidad de Miranda. De nuevo, será de los más bajos de la categoría por su humildad y, entre otras cuestiones, porque tampoco genera ingresos en materia de traspasos, una de las fuentes de las que puede abastecerse si sigue apostando por efectivos jóvenes.

Recabar cuantías significativas por alguno conllevaría la evolución a todos los niveles, de ahí que en el área deportiva se intente con estos contratos por tres temporadas (como el que se firmó con Meseguer) ir haciendo equipo, uno de los aspectos que hasta ahora no se ha conseguido a pesar de que por el conjunto de Anduva están pasando futbolistas con un nivel muy alto, con calidad, y que contribuyen a que el juego del bloque sea muchas veces atractivo para satisfacción de la hinchada jabata. Un mérito de la dirección deportiva

«Queremos acertar», insiste cada vez que tiene oportunidad Chema Aragón. Por tal motivo, el club apura al máximo los plazos del mercado y se atreve a 'cuentagotas' a comprometerse con jugadores por una vinculación superior a una campaña. Las dos últimas incorporaciones llegan con vocación de futuro. Hasta 2025 habrá centrales y si no es así, que sea porque avanza el club.