Borrar
Tomeo tiene los pies en el suelo y admite que todavía no se ha conseguido el objetivo. Avelino Gómez
«La diferencia entre estar abajo o arriba es la actitud, salir a por cada balón como si fuera el último»
Pablo Tomeo. Jugador del Mirandés

«La diferencia entre estar abajo o arriba es la actitud, salir a por cada balón como si fuera el último»

«Cuando ganas te tiendes a relajar, pero estamos en un tramo en el que no te lo puedes permitir y hay que ir a muerte»

Ángel Garraza

Jueves, 25 de abril 2024, 15:40

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Hay muy buen ambiente y estamos muy contentos por la forma en que se consiguió la victoria, fue luchada y sufrida», señalaba el centrocampista, ahora reconvertido a central, Tomeo a primera hora de la tarde, antes de que recordase que los dos últimos marcadores han sido satisfactorios, si bien todavía no se ha conseguido nada porque el peligro acecha, eso sí con las buenas sensaciones que transmitió el Mirandés en la segunda parte contra el Oviedo y ante el Burgos.

La plantilla tiene suficientemente interiorizado que no hay tiempo para dormirse. Ahora menos que nunca. «Ya sabemos cómo es la Segunda. Este año se aprieta todo todavía más, los de abajo achuchan, se ven en peligro, pero nosotros solo tenemos la mirada puesta en conseguir los tres puntos en Ferrol y después, a por el siguiente porque quedan seis partidos, que son seis finales».

El jugador mirandesista reconoce que la línea a seguir es la que se vio en el segundo acto del Tartiere y en el derbi. «Si vamos a todo y damos todo lo que tenemos se pueden conseguir cosas. La diferencia entre estar abajo y arriba es esa, la actitud, salir a por cada balón como si fuera el último, es lo que marca la diferencia».

Ni hay que mantener siempre la cabeza baja cuando se pierde ni tras dos resultados positivos hay que vivir en permanente estado de euforia. Tomeo asiente y subraya que «hay que tener los pies en el suelo. Cuando ganas, te tiendes a relajar pero estamos en un tramo que eso no se puede permitir, hay que ir a muerte».

Espera un partido en A Malata, escenario del choque del próximo lunes ante el Racing de Ferrol «muy disputado» y, sobre todo, largo. «Vamos a estar para bien o para mal los dos equipos hasta los últimos minutos dentro del partido, va a ser de lucha y de ganar disputas».

En lunes y plaga de lesiones

El hecho de jugar en lunes implica programar la preparación en función de la fecha y aunque «es verdad que ya sabes los resultados de todos los equipos que han jugado antes, intentamos no mirar eso, centrarnos en sacar los tres puntos porque lo que hagan los demás no depende de nosotros. Una vez que entro por esa puerta, dejo el móvil aparcado», afirmaba en la sala de prensa.

Admite, sobre la plaga de lesiones que sigue asolando al primer equipo, que «en el vestuario no se comenta, pero sí que se transmite tanto a Pablo como al resto de chicos que están lesionados nuestros mensajes de apoyo. Es la desgracia del fútbol, nadie se quiere lesionar y llegar a estas alturas con menos jugadores es algo que va en contra nuestra, pero hay que tirar hasta el final con lo que tengamos».

Ahora juega de central

«Desde juveniles no jugaba ahí; el míster me pide concentración, evitar fallos e ir al corte si yerra un compañero»

Tomeo ha vuelto a disputar partidos oficiales las últimas semanas y lo ha hecho en el puesto de central, una posición en la que no estaba acostumbrado a jugar al menos desde que está en el Mirandés. Lo hizo como titular en Oviedo y reemplazó frente al Burgos a Pablo Ramón tras caer éste lesionado. «Me siento cómodo, es verdad que hace mucho que no jugaba ahí, pero soy un centrocampista de corte defensivo y es lo que me pide el míster, sobre todo concentración, evitar fallos y estar atento por si el compañero falla para llegar al corte. De momento, me estoy sintiendo a gusto y creo que lo puedo hacer bien».

¿Hemos descubierto un central? «Siempre lo digo, si tengo que jugar de central, lo hago y si tengo que hacerlo de delantero, también y me peleo donde sea. Me siento cómodo, en estos partidos ha confiado en mí y veremos de aquí en adelante cómo va surgiendo todo», ha respondido entre risas.

Empezó en este puesto «de crío, hasta juvenil jugué bastante ahí. Está claro que cuanto más polivalente seas y más posiciones puedas cumplir más oportunidades tienes de entrar el once».

El de Alloza sostiene, tras jugar en el momento decisivo de la temporada en el eje de la zaga, que «soy un chico tranquilo, sé que mi trabajo es el día a día, centrarme en entrenar, pico y pala como digo yo. Hago todo lo que puedo y que esté en mi mano».

Tiene claro que «si no tienes minutos y te dejas ir, cuando puedes tener la oportunidad estás muerto. Me centro siempre en apoyar al equipo, desde dentro y desde fuera. Sentirme cómplice y dentro del grupo y cuando me toca la oportunidad, ir a muerte».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios