Una derrota que reafirma una idea

La plantilla salió reforzada con el planteamiento ante el Racing y confía en recortar puntos al líder. /N.C.
La plantilla salió reforzada con el planteamiento ante el Racing y confía en recortar puntos al líder. / N.C.

Las buenas sensaciones cosechadas tras la derrota de Santander alimentan la esperanza de pelear por el liderato del Grupo II

TONI CABALLERO

Una sensación agridulce, eso es lo que ha quedado en el paladar de la familia rojilla después del engañoso resultado obtenido ante el Racing de Santander el pasado domingo. La buena impresión que dio el equipo frente al líder de la categoría, manejando el ritmo en muchos tramos del encuentro y protagonizando igual o mayor número de ocasiones que los locales; contrasta con los errores defensivos que ocasionaron la derrota en las postrimerías del duelo.

Sin embargo, un mensaje parece alinearse en la mente de la plantilla y también de la afición mirandesista, «esta es la línea a seguir». Con aún diecisiete jornadas por disputarse, 51 puntos en liza, el Mirandés no puede bajar los brazos y renunciar al liderato del grupo. La escuadra de Anduva heredó retales del naufragio en Santander a partir de los cuales puede erigirse un conjunto aún más fuerte de cara a los meses decisivos de competición.

«Hemos hecho un partido vistoso, bonito, llevando el peso del encuentro. Hemos mostrado nuestra mejor versión y se han llevado la victoria por detalles», valoró el central rojillo, Sergio González, en la zona mixta de El Sardinero.

La afición desplazada, al igual que la plantilla rojinegra, retornó a Miranda «dolidas pero orgullosa» del partido planteado por los suyos en el feudo de uno de los mejores equipo de la categoría de bronce.

A partir de ahí, Borja Jiménez y su cuerpo técnico serán los encargados de recoger los puntos fuertes, y corregir los errores, para seguir creciendo. La hinchada, a buen seguro, hará su parte empujando a su equipo.

Posiblemente, la peor de las consecuencias que deja la derrota sea la brecha de puntos que abre el Racing respecto al Mirandés. Diez minutos fatídicos para los intereses de los visitantes bastaron para aumentar de 4 a 7 puntos la distancia entre ambos equipos cuando, a falta de diez minutos para el pitido final, todo hacía presagiar que los de a orillas del Ebro volverían a Miranda a un punto del liderato.

Sin embargo, con casi toda la segunda vuelta por disputarse, el plantel de Borja Jiménez mantiene la esperanza intacta de alcanzar el liderato del grupo segundo y todos parecen haberse tatuado en la piel el mismo mensaje de unidad y constancia.

«Tenemos que estar centrados en nuestro camino, el duelo con el Racing ya ha pasado y hay que pinchar lo menos posible. Nadie va a ganarlo todo de aquí a final de temporada, hay que ser fuertes mentalmente y constantes», subrayó González.

Precisamente, la fortaleza mental del equipo pasa a ser una de las claves a evaluar en los meses venideros. El Racing no ha cedido ni una derrota en El Sardinero en lo que va de campaña, y ha perdido en dos ocasionas hasta la fecha.

Por su parte, el Mirandés sumó su tercera derrota de la temporada en Santander, todas ellas como visitante y dos en suelo cántabro (también cayó ante la Gimnástica de Torrelavega en noviembre).

Así, los rojillos deben disminuir al máximo el margen de error si quieren mantener sus posibilidades de alzarse con el campeonato de su grupo en el mes de mayo. Tarea que debe comenzar en Anduva, donde aún no conoce la derrota, pero ha cedido puntos contra equipos, a priori, inferiores.

Por otra parte, también hay factores que ayudan a creer en una posible remontada, ya que, un mes atrás, la diferencia con el Racing era de nueve puntos y los diez minutos finales del encuentro del domingo evitaron que, a día de hoy, la brecha no sea de un solo punto.

Además de continuar invicto en su feudo, el Racing de Santander es el primer equipo que consigue perforar en tres ocasiones la portería defendida por Limones en el presente campeonato doméstico.

Curiosamente, la primera vez que los rojillos encajaron tres goles la temporada pasada fue también en el mes de enero, en el Molinón, frente al Sporting B (3-1). El equipo liderado entonces por Pablo Alfaro sólo protagonizó dos encuentros más con tres goles en contra. Ante el Izarra, acabó venciendo por 4 a 3 en un partido loco en Anduva, y frente al Mallorca, cuando cayó por 3 a 1 en el partido de ida de la primera eliminatoria de postemporada en Son Moix.

Asimismo, el encuentro contra el Racing es el noveno de este curso en el que el Mirandés marca, al menos, dos goles; y el primero que no suma ningún punto pese a su eficacia goleadora. Durango, Calahorra, Lezama Vitoria; sucumbieron ante el ataque rojillo a domicilio. Tudelano, Amorebieta y Arenas de Getxo; hicieron lo propio en Anduva. Sólo el Real Unión rescató un punto después de adelantarse 0 a 2 a orillas del Ebro.

Datos que, siendo sólo cifras, evidencian que la parcela el modelo de juego funciona y los errores defensivos están lastrando al equipo en la tabla clasificatoria.

 

Fotos

Vídeos