Borrar
El técnico vasco quiere que tanto sus jugadores como los aficionados permanezcan en guardia hasta que se logre el objetivo de la permanencia. Avelino Gómez
Un derbi ante el Burgos que «nos llega en un buen momento de juego y de confianza»

Un derbi ante el Burgos que «nos llega en un buen momento de juego y de confianza»

Joseba Etxeberria cataloga de «pasional» el choque y busca plantear un duelo de «ocasiones» ante el cuadro burgalés

Toni Caballero

Miranda de Ebro

Viernes, 21 de abril 2023, 15:29

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un partido de ritmos altos, de circulación del esférico y, en definitiva, lleno de verticalidad para abatir la muralla burgalesa. El entrenador mirandesista, Joseba Etxeberría, radiografió, en la previa del derbi, el tipo de choque que resultaría más beneficioso para los suyos, un encuentro con un gran número de ocasiones en las que el talento de los jóvenes rojillo pueda marcar la diferencia en el marcador. El Burgos no es un rival más, «es un partido muy pasional», por lo que se erige como una cita trascendental tanto a nivel clasificatorio como anímico.

«Es un duelo especial, el equipo está con muchas ganas y es normal. Este tipo de partidos es de más de 3 puntos. El derbi nos llega en un buen momento, estamos bien y con confianza. Pero no tenemos que mirar más lejos de ahí, solo importa el partido de este fin de semana», subrayó.

Y es que el de Elgoibar no quiere ni oír hablar de objetivos más allá de la permanencia y de sumar los ansiados 48 puntos en Anduva, y así lo sintetizo en un claro mensaje a navegantes: «sólo pensamos en ganar al Burgos. No hemos logrado el objetivo aún. Ganar sería un paso muy importante y la situación mejoraría mucho, sería casi definitivo de cara a la permanencia, pero no matemáticamente. Queremos dar nuestro mejor nivel».

Respecto al rival y las tendencias contrapuestas de ambos conjuntos, Etxebe prefiere pecar de precavido. «Seguimos estando necesitados, no hemos conseguido la permanencia. Todos sabemos que es un partido muy difícil, ellos están peleando por el playoff y nosotros, por la salvación. En estos partidos, no hay favoritos. Las dinámicas son importantes, buscaremos dar continuidad a la victoria de Valencia, pero el Burgos tiene 5 puntos más que nosotros, ya nos cambiaríamos por ellos», sentenció.

En relación a la gestión del vestuario ante un partido tan significativo, el gallo aclaró que es mejor evitar la sobreexcitación del futbolista. «La semana ha ido normal, luego llegará el fin de semana y los estímulos serán mayores. El partido es muy pasional ya de por sí, no hacen falta mensajes para motivarles. Si estamos bien, podemos ganar a cualquiera, pero necesitaremos nuestro mejor nivel para vencer», puntualizó.

La clave, una vez más, estará en la generación de ocasiones. «Queremos seguir creando mucho peligro, como en los partidos anteriores. Ellos tienen un funcionamiento muy sólido, son equilibrados y transitan muy bien. Aprovechan los errores del rival y son poderosos a balón parado. Queremos que el partido se parezca a lo que necesitamos. Debemos presionar tras perdida de balón para recuperarlo cuanto antes, ahogarles para que no puedan correr e imponer un ritmo alto. Vamos a intentar, sobretodo, generar más ocasiones que el rival. Muchas veces, el equipo que tiene más balón acostumbra a crear más ocasiones, yo creo que es el que tiene el control sobre la situación el que genera más peligro», avanzó.

Aliento

Si existe un factor previsible en el marco del derbi, ese es el ambiente que se respirará en Anduva. La parroquia rojilla afronta una cita marcada con rojo en el calendario desde antes de que comenzase la presente campaña. Miranda respira derbi y lo hace en un gran momento de conexión e identificación con los suyos. Además, también se mantienen intactas las ganas de revancha por lo vivido en la primera vuelta en el Plantío, con la dolorosa derrota con superioridad numérica y la discutida celebración de los locales.

«La afición no nos ha abandonado en toda la temporada. Ellos saben lo que nos ha costado salir de abajo. Seguro que va a ser un partido muy emocionante para ellos, espero que lo disfruten mucho y que no pase nada raro entre aficiones. A la afición de Anduva no se le puede pedir nada más», agradecía Etxebe.

La ciudad cuenta las horas para vivir un partido especial, un derbi con olor a permanencia en el fútbol profesional. El ambiente, una vez más, marcará toda la jornada festiva. El Burgos recala en Anduva con la pretensión de seguir luchando por el último billete para los playoffs, el Mirandés, por su parte, con el deseo de truncar ese sueño y de facilitar que el próximo curso haya más derbis.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios