Denuncian en Burgos fallos de seguridad en El Plantío

A. G.

Ahora ha sido como consecuencia del suceso que sufrieron el domingo aficionados rojillos. Al menos tres seguidores mirandesistas cayeron desde la grada superior donde fueron ubicados al romperse una de las vallas que separa la grada alta de la baja de ese fondo de El Plantío. Afortunadamente, todo quedó en un susto, aunque pudo haber acabado en algo mucho peor. En una desgracia.

Burgos al Día es el medio de comunicación que ha denunciado un suceso que titula 'Enésimo problema con la seguridad en El Plantío' al hacerse eco de esta incidencia en el lugar habilitado para la hinchada jabata.

«El Burgos reservó dos sectores del Fondo Norte en la parte izquierda de la grada, como es la norma para la afición visitante. Sin embargo, la gran mayoría de los hinchas rojillos fueron ubicados en uno de los dos sectores que disponían, el izquierdo y además solo en la parte superior. Esto llamó la atención por la masificación que tenía dicha grada, estando el sector aledaño prácticamente vacío y toda la parte de grada baja totalmente vacía», recogen en el texto.

«Llegó el minuto 28 y la mano clamorosa fuera del área del portero burgalés, provocó las protestas de los aficionados del Mirandés, muchos de ellos ocupando el pasillo central y subiéndose a las vallas. Fue en este momento cuando una de las vallas cedió cayendo varios de los aficionados rojillos a la parte baja de la grada. Por suerte no hubo que lamentar daños personales, pero pudo ser mucho peor ya que la caída y la peligrosidad por la altura era importante. Esto provocó la intervención de la seguridad del Burgos Club de Fútbol, que instó a los aficionados del Mirandés a abandonar dicha zona; ocuparon la grada baja del sector izquierdo».

También se hace eco de otra incidencia que tuvo lugar durante el transcurso del derbi provincial al señalar que la persona que sufrió una parada cardiaca se recupera en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Burgos.

Cabe recordar que el duelo tuvo que ser suspendido durante más de diez minutos. Gracias a la rápida intervención de aficionados y de los servicios médicos de ambos clubes la persona pudo ser estabilizada y trasladada al HUBU.

«Fueron momentos muy angustiosos en las gradas, pero cabe destacar el respeto de los jugadores del Mirandés, que fueron conscientes de que algo pasaba en la grada de lateral, y lanzaron (Raúl Navas) el balón fuera del campo para que el árbitro parara el partido, así como de ambas aficiones. El aficionado del Burgos se recupera en la UCI», señalan en Burgos al Día acerca de estos sucesos que se contabilizaron en el partido.